Noticias

Qué basura

De cómo mantener la higiene dentro del ómnibus y no morir en el intento

La pésima costumbre de tirar residuos dentro del coche, genera un ambiente desagradable para viajar y más trabajo para los conductores

05.03.2020 10:22

Lectura: 4'

2020-03-05T10:22:00
Compartir en

Naturalmente que se trata de malos hábitos instaurados por la fuerza de la costumbre, que en general, en la mayoría de los casos, muchas personas ni siquiera se permiten cuestionar. En cierta forma muy semejante también al de tirar un papel (o incluso envases plásticos de bebidas) en la calle por la ventanilla del auto.

Inevitablemente surge la duda entonces de si ese mismo comportamiento se aplica a la vida cotidiana de las personas, dentro de sus propios hogares. Porque convengamos que si es válido tirar basura en la vía pública o dentro de un ómnibus, bien podría ser que lo hicieran también en el living de su casa.

Es obvio que nadie lo hace en sus casas, aunque deberemos reconocer que también queda mucha basura tirada en las salas de cine después de cada función, en los estadios y también en algunos otros eventos públicos de los que participa mucha gente. Igualmente criticable.

Pero el tema que nos ocupa ahora es el de los ómnibus en general, aunque si bien en los de transporte urbano ocurre lo mismo pero a una escala mucho menor, es en los de turismo y larga distancia en particular, donde los pasajeros permanecer durante períodos más prolongado, en los que se produce la gran acumulación de basura.

En la mayoría de los casos, estas unidades vienen equipadas con baño y con al menos un par de papeleras, donde depositar los residuos. Pero por alguna razón, con excepción de quienes se sientan más cerca (y no siempre), muy pocos las utilizan.

Comparto la frase publicada al pie de esta imagen por un colega conductor brasileño, que resume perfectamente nuestra sensación cuando nos encontramos con el desolador panorama del ómnibus vacío una vez que termina el viaje, tapado de mugre de punta a punta del pasillo.

Basura en el bus

"Los conductores de ómnibus hacemos nuestro trabajo con mucho profesionalismo y seguridad. Pero a veces, vean como somos retribuidos... Sin palabras".

Hay además otro aspecto importante, consecuencia del desparramo de basura que dejan los pasajeros dentro del ómnibus, y que cubre por igual asientos, portaequipajes, baño y naturalmente, el piso. En general las grandes compañías que realizan servicios de línea, y cuentan con flotas voluminosas, disponen de estructuras de limpieza con personal y equipos específicos ubicados en los puntos de destino. De tal forma que los choferes terminan su trabajo y dejan el vehículo para acondicionar, que queda listo para iniciar un nuevo viaje en perfectas condiciones apenas un par de horas después de finalizado el anterior.

Pero la gran mayoría de las empresas de turismo, que no tienen tales estructuras ni organizaciones, deben recurrir al trabajo de los propios conductores para volver a dejarlo en condiciones una vez finalizado el recorrido. Y en general, sacrificando muchas veces el tiempo de descanso, vital entre una salida y otra.

Basura en el bus

Además de nuestro trabajo específico que nos apasiona (en mi caso tanto como el periodismo), altamente calificado por la responsabilidad que implica, nos encanta recibir a las personas dentro del bus, en un ambiente confortable, limpio y acogedor.

Es evidente que no todos los pasajeros son conscientes del perjuicio que generan con su actitiud. Naturalmente detrás de ellos, vendrán otras personas que también disfrutarán de subir a un vehículo prolijamente presentado. Y eso será posible solamente con un esfuerzo extra de parte de nosotros, los conductores profesionales.

Tal vez ese tipo de comportamiento, que tiene un alto contenido educativo, a través de los niños y los centros de estudio pueda ir cambiando de a poco. Vale decir que hay una enorme cantidad de instituciones de enseñanza que utilizan regularmente nuestros servicios, y es una buena instancia de formación, que lamentablemente no todos los docentes aprovechan adecuadamente para educar sobre este aspecto.

De todos modos, si con un poco de difusión mediática logramos un cambio de actitud al menos en algunas personas, para nosotros ya representaría un gran triunfo. Además de aliviar nuestra tarea, es posible que sirva como ejemplo de comportamiento a seguir toda vez que se suban a disfrutar de un gran viaje a bordo de un bellísimo bus de turismo.

Muchas gracias

Luis Piedra Cueva

Te puede interesar En plena sierra catarinense, las Termas de Itá nos reencuentran con el Río Uruguay