Noticias

Quien te ha visto…

Vuelve el clásico Rastrojero argentino ahora con motorización eléctrica, y hecho en Brasil

Se trata de un proyecto conjunto entre empresas de ambos países, que mantendrá el concepto original del utilitario, pero en versión moderna

26.02.2020 12:20

Lectura: 4'

2020-02-26T12:20:00
Compartir en

Conexión del pasado con el futuro

El Rastrojero es un famoso utilitario argentino, creado y producido entre 1952 y 1979 por distintas empresas estatales locales. Nació como un proyecto de estímulo a la explotación del trabajo y a la promoción de la industria nacional durante la presidencia de Juan Domingo Perón. Primeramente fue desarrollado por las Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (IAME), después pasó a producirse por la Dirección Nacional de Fabricaciones e Investigaciones Aeronáuticas (DINFIA) y finalmente su fabricación quedó en manos de las Industrias Mecánicas del Estado (IME).

Su nombre refiere a la "vocación" del vehículo para transitar sobre los restos de hojas y tallos de cereales como maíz, sorgo y soja que se esparcen sobre los campos luego de las cosechas, denominados "rastrojos". Su objetivo era tornar la producción agrícola argentina más eficiente mediante un vehículo accesible para los agricultores más pobres, con un costo de mantenimiento relativamente más bajo.

Inicialmente se produjo con motores a nafta de la norteamericana Willys Overland, pero después pasó a equiparse con propulsores diesel de la alemana Borward.

Hoy, cuatro décadas después de su retiro de las líneas fabriles, el Rastrojero comienza a renacer en versión 100% eléctrica, pero también, con producción brasileña. Amperion Motors, empresa argentina ideóloga del nuevo Rastrojero, se une a la Industria Brasileira de Vehículos Eléctricos (IBRAVE), empresa con sede en Goiás y constituída especialmente para la realización del proyecto en versión nacional.

El objetivo apunta a que la nueva fábrica pueda abastecer a todo el Mercosur, previendo que las primeras unidades del Rastrojero "made in Brazil" comiencen a salir de la línea de producción en el 2025.

Según IBRAVE, el vehículo mantendrá el concepto robusto de la emblemática pick up argentina, suceso para el trabajo rural en los años 60 y 70, con la incorporación de las modernas tecnologías disponibles en la actualidad incluyendo motorización eléctrica de 60 Kw que le permitirá alcanzar una velocidad máxima de 100 km/h, y baterías de iones de litio con autonomía para recorrer 300 km con una carga completa.

El nuevo Rastrojero fue cuidadosamente actualizado considerando situaciones de trabajo diario en el campo, con detalles, accesorios e innovaciones. Mide 4,64 mts de largo, 2 mts de ancho y 1,87 de altura, ofreciendo tres posibilidades de distancias entre ejes, con opciones de tracción delantera, trasera o integral -configuración ésta que según el fabricante puede superar 1,3 toneladas de carga y 4 toneladas de remolque.

Otra novedad de la pick up eléctrica para el agronegocio son las tomas de fuerza delanteras y traseras, que permiten conectar pequeñas máquinas auxiliares de trabajo.

Posteriormente la gama se completará con un utilitario deportivo y un convertible. De acuerdo con las informaciones de IBRAVE, el proyecto del nuevo Rastrojero cuenta con el aporte de la italiana Italdesign, una de las empresas de estilo automotor más importantes del mundo, de Crespo Performance Center, empresa argentina que trabaja en el desarrollo de autos de competición, y del Centro de Experimentación y Seguridad Vial, CESVI Argentina, además de los consejeros de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de Buenos Aires y de ingenieros alemanes para el conjunto de propulsión eléctrica.

El Rastrojero está considerado como un símbolo de la metalurgia e ingenio argentinos, una vez que su desarrollo y producción se convirtieron en la piedra fundamental de la primera industria metalúrgica estatal de ese país.

Con el tiempo, el vehículo fue sumando diversas configuraciones -pick up cabina simple, doble cabina, rural, van y ambulancia. A pesar de desarrollarse como utilitario de carga, tuvo también versiones para pasajeros. Con algo más de 32 mil unidades fabricadas, el fin de su producción coincidió con el desmantelamiento de las Industrias Mecánicas del Estado (IME) concretado bajo el mando del general Jorge Rafael Videla, primer presidente de la dictadura militar que gobernó a la Argentina desde 1976 hasta fines de 1983.

La intención inicial de Amperion Motors era producir el nuevo Rastrojero en la ciudad argentina de Rosario, pero la opción por fabricar en Brasil se tomó por causa de la grave crisis económica de Argentina y por el gran crecimiento del agronegocio en el mercado brasileño. La inversión prevista es del orden de los 500 millones de reales (114 millones de dólares, aprox.).

Las empresas Amperion Motors e IBRAVE, quienes constituyeron un joint venture, estudian la posibilidad de ofrecer parte de las acciones de la nueva industria, para inversores y entusiastas de los vehículos eléctricos.

Luiz Humberto Monteiro Pereira, de AutoMotrix, en exclusividad con Airbag.uy