Noticias

Vuelo al futuro

Volvo presenta su concepto 360c, con conducción completamente autónoma

El fabricante sueco se anticipa a la movilidad del futuro, que podría situarse como un competidor fuerte para las compañías aéreas y de autobuses
14.09.2018 08:01

Admirable nuevo mundo

Tres frentes lideran la pauta del presente, del futuro y de la visión del mundo nuevo de la industria automotriz global. Todas parten del principio que, aunque todavía son parte de nuestra realidad, los vehículos impulsados por combustibles fósiles ya son casi piezas de museo en un planeta cada vez más preocupado con el medio ambiente. Aunque aún con su desaparición prevista para nuestro planeta, todavía compartirán el espacio durante un tiempo más con toda la humanidad.

En el Reino Unido, los vehículos convencionales tienen plazo de validez: 2030. El tipo de automóvil más viable para el actual escenario es el que está equipado con tecnología híbrida, que asocia un motor a combustión a uno o más propulsores eléctricos. Dos pasos adelante está el vehículo totalmente eléctrico, ya una realidad de nuestros días, a pesar de enfrentarse todavía a fuertes obstáculos, diferentes en cada parte del mundo.

En Europa, por ejemplo, la escasa red de hidroeléctricas juega en contra del coche 100% "verde". Por otro lado, en Brasil y en otros países emergentes, el problema es el alto costo de su producción y comercialización.

En la visión a largo plazo, surge entonces el vehículo sobre ruedas autónomo, completamente liberado de la acción humana para su conducción. Restringido por ahora a circuitos cerrados, este segmento cuenta ahora con una propuesta más "con los pies en la tierra", un soplo de realidad: el 360c de Volvo.

Para poder prescindir del conductor, el 360c está dotado de cámaras y sensores que captan información alrededor de todo el perímetro de la carrocería. De esa mirada 360 grados, surge el nombre del modelo. A pesar de que todavía en este modelo conceptual no se especifique qué tecnología utilizará, el fabricante sueco lanza desde ahora la discusión práctica de cómo podría ser el día a día de su 360c.

En las proyecciones de Volvo, este producto será competidor para las compañías aéreas, de ómnibus y fabricantes de aviones. Apunta a que durante el año pasado fueron casi 750 millones de pasajeros los que se embarcaron en vuelos domésticos dentro de Estados Unidos. Rutas como Nueva York-Washington, Houston-Dallas o Los Ángeles-San Diego demandan más tiempo para hacerlas en avión que en auto, por causa de las esperas requeridas para el transporte aéreo debido a las verificaciones de seguridad, embarques, desembarques, etc.

Aparte de atraer un nuevo tipo de cliente, el 360c aportaría al impacto ambiental positivo y en una mayor interacción entre las personas durante el trayecto entre el punto de partida y el destino. En el ambiente del 360c, está previsto que las personas podrán aprovechar la comodidad de una cabina privada correspondiente a la primera clase de las aeronaves, pero sin padecer los inconvenientes de los trámites tradicionales de los aeropuertos, filas y el miedo que padece buena parte de la población por los viajes en avión.

"Consideramos al 360c como un punto de partida inicial. Por tanto, creemos que la conducción totalmente autónoma tiene el potencial de cambiar fundamentalmente nuestra sociedad, de varias formas. Tendrá un fuerte impacto sobre el modo de viajar de las personas, cómo proyectaremos nuestras ciudades y de cómo utilizar las infraestructuras. Somo solo una de las muchas partes interesadas y por ello esperamos e invitamos a todos a una amplia discusión sobre esta tecnología revolucionaria" explica Marten Levenstam, vice presidente senior de estrategia corporativa de Volvo Cars.

La posibilidad de que el tiempo de viaje pueda aprovecharse íntegramente para descanso, trabajo o placer, permitirá que los usuarios vivan más lejos del trabajo, reduciendo así el precio de los inmuebles. "Las personas que se tornan menos dependientes de la proximidad de las ciudades son solo un ejemplo del impacto de eliminar el tiempo improductivo del viaje. La oficina móvil del 360c hace viable la posibilidad de que las personas vivan a grandes distancias de las metrópolis y puedan utilizar su tiempo de un modo más agradable y eficaz", agrega Levenstam.

Según Volvo, el 360c ofrece también una propuesta padrón global de cómo los vehículos sin conductor humano se podrán comunicar de modo seguro con todos los demás usuarios de las carreteras. "El negocio cambiará en los próximo años y Volvo se propone liderar la transformación de nuestra industria. La conducción autónoma no solo nos permitirá dar el próximo gran paso en materia de seguridad, sino que también abrirá nuevos modelos de negocios, posibilitando que los consumidores pasen el tiempo sobre el vehículo haciendo lo que ellos deseen", señala Hakan Samuelsson, presidente y CEO de Volvo Cars.

Para el fabricante, es necesario crear un padrón universal de comunicación en las carreteras mediante el que los conductores al volante de autos comunes no deban preocuparse por la presencia cercana de coches autónomos. Por eso el 360c, en pruebas de desarrollo, interactuó en un escenario "normal" de tránsito utilizando un sistema compuesto por sonidos, colores, movimientos y combinaciones de herramientas para comunicar sus intenciones a otros usuarios.

Para que sea seguro, el coche autónomo debe manifestar claramente lo que hará en la carretera. "Creemos firmemente que éste método de comunicación debe ser un padrón universal, para que todos los usuarios puedan comunicarse fácilmente con cualquier vehículo autónomo, independientemente de cual sea el fabricante que lo construyó", afirma Malin Ekholm, vice-presidente del Centro de Seguridad de Volvo Cars.

Volvo evalúa que además de ser un medio de transporte, el 360c tiene cuatro usos posibles: un ambiente de descanso, una oficina móvil, una sala de estar y un espacio de entretenimiento. A pesar de todo, el auto sin conductor aún necesita recorrer un largo camino para que algún día pueda convertirse en realidad.

Un contrapunto para este vehículo autónomo se encuentra en la propia aviación comercial, con quien el 360c pretende rivalizar. El conocido "piloto automático" se puede accionar solamente cuando el avión recorre vías virtuales, por las rutas establecidas en los cielos, donde el aparato permanece fijo y que se puede desactivar después de pedir autorización a los controladores del tráfico aéreo. También en la aviación comercial, las maniobras más arriesgadas como las de despegue y aterrizaje, se realizan bajo el mando del piloto.

Aún así, el 360c es un buen "puntapié inicial" para que el transporte urbano y carretero de personas pueda salir del mundo de los sueños, para hacerse realidad.

Daniel Dias de Agência AutoMotrix, en exclusividad con Airbag

Temas relacionados: