Test Drive

En nombre de la eficiencia

Test Drive: probamos el nuevo Audi A4

Probamos la versión más nueva del Audi A4, recién llegado al país y con fuertes argumentos para disputar el segmento.

28.04.2016 20:10

Introducción

Se trata de la última renovación aplicada por Audi sobre uno de sus modelos más emblemáticos. Presente casi desde los inicios de la casa germana, responde por más de 10 millones de unidades vendidas en todo el planeta.

Como anunciáramos oportunamente en Airbag, el nuevo Audi A4 ya está en nuestro mercado y conocerlo de cerca, fue una grata sorpresa. Que por supuesto, ahora compartiremos a través de nuestras Impresiones de Manejo.

Para ubicarnos acerca del tipo de vehículo, vale decir que se trata de un sedán de buen porte, correspondiente al segmento de alta gama, refinado, y con un despliegue tecnológico de avanzada. Es un modelo ideal para quien busca un coche con todo el ADN de Audi, pero con un estilo mas bien sobrio y elegante.

La versión que probamos está impulsada con el motor 1.4 TFSi con 150 CV, asociado a la caja automática Stronic exclusiva de Audi, de 7 velocidades con modo secuencial y aletas en el volante.

Primera vista

Su tamaño es importante. Mide 4,726 mts. de largo, 1,842 de ancho y 1,427 de altura. La distancia entre ejes es de 2,82 y la altura desde el piso al borde inferior del maletero es de 0,684 mts. Aparenta una gran corpulencia, sin ser demasiado alto, con el primer tercio bastante alargado.

El frontal, aunque con algunas variantes respecto a la versión anterior, mantiene la más pura identidad de Audi, con los faros afilados y con iluminación led, mirada penetrante, la parrilla característica denominada Single-frame y los típicos difusores de aire ubicados en la parte inferior del paragolpes.

Lateralmente parece más despejado que su hermano inmediatamente mayor, con incremento de las áreas vidriadas y con nuevos diseños de las como siempre, muy elegantes llantas de aleación, bien deportivas.

Por detrás, también hay cambios en el conjunto óptico con luces más alargadas que parecen unirse a través del pliegue de la tapa del baúl. Un poco más arriba de esta línea imaginaria, se ubica un discreto spoiler integrado a la estructura metálica de dicha tapa.
Interior

Por dentro, el universo que se despliega es perfectamente el esperable de un Audi. Sigue predominando la elegancia con tapizados refinados en cuero, sin superpoblación de botones y comandos, una amplia consola central en la se que ubican los controles de la central multimedia, obviamente la palanca de cambios y los mandos del freno de mano eléctrico y el del sistema Start&Stop.

El diseño del panel es declaradamente horizontal, muy sencillo, visualmente agradable y despejado.

El habitáculo se siente espacioso en todas sus plazas, lo que permite amplitud de movimientos en cualquier sentido. También el baúl se suma a este concepto ofreciendo un volumen para carga de generosos 480 lt., ampliable hasta 965 lt. con los respaldos traseros abatidos.

Los asientos delanteros son deportivos, con los típicos laterales que contienen el cuerpo, con apoyabrazos central deslizante y un guardaobjetos debajo. Las plazas traseras también lo tienen (al posabrazos), pero en ese caso es rebatible y queda oculto en el respaldo.

Mientras que el volante multifunción permite administrar la computadora principal, que brinda información en el panel de instrumentos, y el sonido del sistema de audio Audi. Por detrás, se suma una nueva palanca que tiene las funciones de los controles de velocidad, ya sea para el limitador o para ajustar el crucero.

Salimos

En nuevo Audi A4 cuenta con el sistema de llave inteligente. Es suficiente con que el dispositivo esté dentro del auto (incluso en nuestro bolsillo) para que quede habilitado el botón de arranque (encendido y apagado).

Como dijimos antes, los asientos delanteros son deportivos y algo bajos para quienes no fuimos dotados con el don de la estatura. Por lo tanto debemos utilizar los ajustes eléctricos para encontrar una posición de manejo más alta, adecuada a nuestro gusto.

Los espejos exteriores también tienen regulación, además del dispositivo que alerta mediante luz amarilla cuando hay otro vehículo en el ángulo muerto, precisamente ubicadas en ambos retrovisores.

Un vez en marcha y con la palanca de cambios en la posición correspondiente, comienza el disfrute. Dicho sea de paso, en la mayoría de las cajas automáticas de otras marcas hay cuatro posiciones, aparte de las que corresponden al modo secuencial, indicadas así: R (reversa), P (parada), D (drive) y N (neutro). Audi ya eliminó la P y esta función se activa electrónicamente mediante un botón ubicado en el puño de la palanca.

Virtudes como silencio, confort y serenidad de marcha son propias de este segmento de nivel premium, pero aún así, vale la pena mencionarlo. El A4 se desliza con una suavidad y aplomo, que inclusive en esta franja del mercado, no siempre es posible encontrar.

Es importante destacar dos aspectos fundamentales de este nuevo modelo.

Desde hace muchos años Audi viene trabajando en nuevas alternativas tecnológicas para aumentar la eficiencia de sus productos. Así que por un lado, este A4 ya muestra importantes avances en tal sentido, que pasan por una estructura sustancialmente más liviana que la de su antecesor, con 120 kg menos, tiene mejor coeficiente aerodinámico para disminuir la resistencia del aire, y cuenta con una familia de motores que mejoran notoriamente el rendimiento en función del consumo.

Por otra parte, y como consecuencia de lo anterior, el nuevo A4 mantiene intactas todas las prestaciones de su rico historial deportivo pero también hace gala de un consumo de combustible notablemente bajo para un coche de éste tipo.

Dicho ésto, el A4 ofrece un amplísimo abanico de posibilidades de manejo. Si se requiere bastante potencia para salir rápidamente de una situación de tránsito incómoda, la tiene. Pisando fuerte el acelerador, la caja busca de inmediato la marcha necesaria y el auto responde con muy buena disposición. Según las especificaciones, acelera de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos.

Si es necesario imprimir sólo un poco más de velocidad, también en un instante se logra el resultado deseado, gracias al torque de 250 Nm, liberado entre 1.500 y 3.500 vueltas.

Ahora, tanto si se busca una marcha tranquila por ejemplo saliendo de Montevideo por la rambla, dentro de las velocidades permitidas, como si se encuentra en ruta para encarar un largo viaje con el control crucero tal vez a 120 km/h, en ambos casos la sensación es de flotar sobre una especie de alfombra mágica. Parece no tocar el piso, pues además el sistema de suspensión perfectamente calibrado, absorbe las irregularidades con una eficiencia impecable. Y mientras tanto, el sonido que se escucha dentro del habitáculo es apenas perceptible, como para disfrutar a pleno del buen sonido de nuestra música preferida.

Ahora bien, si la situación es la segunda, es decir en ruta y a velocidad, una vez que engancha la séptima marcha, el motor se "duerme" en torno a las 1.500 rpm. Igual que si fuera despacio, transitando por la rambla. En ambos casos con una serenidad deslumbrante y el plus de que a ese régimen es obvio que el consumo de combustible se mantiene en niveles muy bajos.

Por otra parte, quien prefiera manejar con una participación más activa, puede optar por el modo secuencial, ya sea utilizando la palanca de cambios o a través de las paletas del volante. Pero vale decir que en cualquiera de los dos, el comportamiento de la tecnología Stronic de Audi es magnífico. Ofrece transiciones muy agradables y rápidas, favoreciendo también desde la transmisión tanto la eficiencia como el confort de marcha.

Seguridad y asistentes

El nuevo Audi A4 ya pasó por las pruebas de Euro NCAP obteniendo la máxima calificación de 5 estrellas en seguridad. Además de los items lógicos que conforman el equipamiento de un vehículo con esta categoría, el modelo cuenta con airbags para la cabeza y sistema de desconexión para el del acompañante. Tiene también anclajes isofix para asientos infantiles.

Entre los componentes electrónicos, cuenta con sensores traseros para asistencia en el estacionamiento, control de estabilidad, control de tracción antideslizante, asistente para arranque en pendientes, etc.

Otro componente importante es el sistema Start/Stop, que apaga el motor cuando detecta que el auto se detiene por ejemplo en un semáforo, pero sin afectar ninguna otra función. Es decir, mantiene encendida la radio, el aire acondicionado, las luces, etc.. Apenas tocamos el acelerador, vuelve a encenderse para iniciar la marcha inmediatamente. Con este dispositivo las estimaciones indican que puede lograrse un ahorro en el consumo de combustible cercano al 20%.

Conclusión

El nuevo Audi A4 es un gran sedán de alta gama que como hemos visto, desborda tecnología, equipamiento y confort. Todo eso rodeado de elegancia, en un ambiente refinado y de buen gusto, con varios detalles exquisitos bien dosificados que aportan a la sensación general de bienestar.

Pero además del disfrute que representa su conducción, claramente es un auto que sorprende por el desempeño, basado en un motor 1.4 con turbo, capaz que alcanzar un consumo de casi 20 km/lt., obviamente en función de una serie de condiciones óptimas.

Sin entrar en mediciones exactas, durante los casi dos días de pruebas que hicimos con el auto, veíamos con cierto asombro la quietud del medidor de combustible. Sin que ello conspire contra las prestaciones dinámicas, claro, toda vez que las necesitamos.

Sin dudar, se trata de un nuevo logro de la tecnología Audi que camina con firmeza hacia los vehículos más eficientes y tecnológicos. Y que en esta misma familia A4, según las versiones, puede incluir diversos asistentes a la conducción que evidencian una fuerte aproximación a la conducción autónoma.

Como ya hemos comentado a lo largo de nuestros trabajos, más avances en el desarrollo de esta verdadera maravilla de la industria mundial llamada automóvil, y que tiene un fiel exponente en este Audi A4.

Luis Piedra Cueva - Locación: Campo de Equitación, Parque Roosevelt - Fotos y video: Luis Piedra Cueva.

Cargando...