Noticias

Hasta la eternidad

Sobrina de Ayrton Senna entrega escultura del piloto al Papa Francisco

La obra fue realizada por ella misma y entregada al Pontífice en el marco de la conmemoración por los 25 años de la muerte del tri-campéon

23.04.2019 08:41

Lectura: 2'

2019-04-23T08:41:00
Compartir en

La semana pasada, el Papa Francisco recibió un busto hecho en bronce con la imagen del fallecido tri-campeón de Fórmula 1, Ayrton Senna, de cuya muerte se cumplirán 25 años el próximo 1º de mayo.

La obra fue confeccionada por una de las sobrinas del brasileño, la artista plástica Paula Senna Lalli y entregada al Sumo Pontífice en el Vaticano por parte de Bianca Senna, hermana de Paula, junto con un casco del afamado automovilista.

Bianca a su vez es directora del Instituto Ayrton Senna, y debió reemplazar a su hermana en el acto protocolar con el Papa, en virtud de la reciente maternidad de Paula.

"Fue un día muy emocionante. Es un honor poder venir al Vaticano y encontrarme con el Papa en la semana de Pascua para entregar una obra tan especial de mi hermana Paula. Él agradeció y elogió el busto. El sermón de hoy fue sobre pedir a Dios en las dificultades y eso me recordó mucho a Ayrton, porque él hacía siempre eso", dijo Bianca.

Esta acción es parte de los homenajes que se rendirán a Senna durante el 2019, por cumplirse los primeros 25 años del fallecimiento del tri-campeón mundial.

El proceso de creación y ejecución de "My Ayrton", que así se denomina la escultura, comenzó en el 2016 a pedido de la propia madre del piloto, con un encargo personal a su nieta, la artista plástica y compositora Paula Senna Lalli.

La artista trabajó durante su primer embarazo, con ayuda de fotos, imágenes gráficas y ayuda de familiares que posaron para revivir en bronce algunos aspectos de la anatomía del gran campeón que no estaban bien reflejados en las imágenes de archivo.

La obra se mostró al público por primera vez en la ceremonia de entrega al Papa Francisco, la que desde ahora será parte del acervo cultural del Vaticano. "Me quedé muy honrada con la entrega de mi obra al Papa Francisco", dice Paula, flamante mamá de su segundo hijo.