Test Drive

Un Cruze (casi) perfecto

Probamos el nuevo Chevrolet Cruze

El nuevo Chevrolet Cruze ya se comercializa en Uruguay, y por ende lo probamos para compartir con uds. nuestras Impresiones de Manejo.
17.10.2016 11:32

Lo conocimos de primera mano en su lanzamiento mundial, realizado en San Carlos de Bariloche a principios de mayo (ver nota). Fue un mega evento de General Motors, acorde a la importancia que esta segunda generación del buen sedán, hecho ahora en la planta argentina de Alvear, tiene para la marca.

Si bien como parte del evento pudimos disfrutar de una prueba combinada por la ciudad y sobre ruta, con algo más de 120 km de extensión y en un entorno paradisíaco, en realidad la forma de evaluar con un poco más de profundidad, es mediante el uso cotidiano del auto en el recorrido habitual de nuestro día a día.

Por tal razón General Motors Uruguay nos entregó una unidad de la versión LTZ Plus, la única que por ahora se comercializa en el mercado local, y que se ubica en lo más alto de la gama, para cumplir con ese objetivo y ofrecerles nuestras Impresiones.

Como ya hemos dicho en varios informes anteriores, el nuevo Cruze representa un quiebre para Chevrolet, por el cambio radical que a partir de este modelo se aplicará a la fabricación de todos sus vehículos. Sintéticamente, a través de una fuerte inversión en la planta santafecina, la línea de producción se modernizó radicalmente para fabricar una nueva generación de automóviles, que se estrena con este nuevo sedán.

La transformación apunta tanto a los aspectos constructivos, estructurales y mecánicos, como también a los tecnológicos, abarcando componentes electrónicos y a la conectividad.

Naturalmente que para evidenciarlos, esos cambios deben ser visibles. Y el nuevo Chevrolet Cruze, salta a la vista que se trata de un auto diferente.

Arquitectura

Estéticamente, es un auto llamativo. Mezcla perfectamente trazos deportivos bien notorios con líneas suaves muy elegantes, evidentes sobre todo desde los laterales. La cola es elevada, con una cintura pronunciada en forma de cuña, destinada a mejorar en buena medida el coeficiente de resistencia aerodinámica. Las nuevas llantas de aleación, en un tono de gris ceniza, son delicadas y atractivas, al igual que los faros traseros, que además ocupan un buen espacio en ese sector, colocados apenas por debajo de una especie de pequeño alerón integrado a la tapa del baúl.

Ahora bien; si hubiera que referirse a un sector en particular que merece destacarse, sin dudas que sería el frontal. El conjunto de faros alargados y parrilla logró un equilibrio tal que la mirada del auto resulta realmente impactante. Más aún, con la luz de marcha diurna encendida. Esos led le otorgan un plus casi felino, pero sereno, capaz de generar algún tipo de escozor a quien le vea aproximarse a través del retrovisor.

El nuevo Chevrolet Cruze tiene estilo y una gran personalidad. Imposible que pase desapercibido para cualquiera que tenga un mínimo interés por apreciar la belleza de un buen auto.

Puertas adentro comienzan a desplegarse los atributos visibles típicos de un alta gama. Tapizados en tonos claros, revestimientos en cuero, algunos cromados discretos y la pantalla táctil central reciben amablemente a los pasajeros, con abundante espacio en todas las plazas y apoyabrazos móviles, con posavasos incluido en el caso del que está en el medio de los asientos traseros. Gracias al aumento de la distancia entre ejes, el espacio para las piernas de los pasajeros de atrás, se extendió considerablemente, y también el volumen del baúl. Con sus 400 lts de capacidad, en verdad resulta impactante.

Entre paréntesis, vale aclarar que para lograr ese tamaño, debajo de la alfombra lleva una auxiliar del tipo temporal, más chica, adecuada para un recorrido relativamente corto que permita llegar hasta una gomería donde reparar el neumático "titular". Además, entre las innovaciones de este nuevo Cruze, Chevrolet colocó también allí sus baterías, de tal modo de asegurar su conservación y eficiencia debido entre otras cosas, a la gran demanda de electricidad que tiene el coche por la cantidad de asistentes y componentes que requieren de su energía.

En uso

Ya desde el comando remoto, que desbloquea y habilita el encendido del auto, se respira un aire fuerte de alta gama. Tiene un diseño cuidado, fino y muy elegante. El usuario puede desbloquear las puertas pulsando el ícono del candadito, como en cualquier modelo convencional con bloqueo remoto, o hacerlo mediante el pequeño botón ubicado en la manija de las puertas, toda vez que el vehículo detecta su proximidad.

Naturalmente, este sistema permite además que el motor se ponga en marcha mediante botón de encendido / apagado. Pero tiene un plus adicional: también se puede encender con el control remoto, sin necesidad de desbloquear las puertas. Con ello, el climatizador va templando el ambiente mientras terminamos de desayunar, por ejemplo, sin riesgos de que "alguien" se lo pueda llevar.

Instalados al volante, después de ajustar la posición del asiento mediante comandos eléctricos, regulamos su altura y profundidad. Luego hacemos lo propio con los espejos exteriores, también eléctricos, y con ello ya tenemos la comodidad ideal para salir a manejar.

Como decíamos, el climatizador se ocupa de mantener la temperatura deseada. Mientras que el audio, administrable a través del actualizado sistema MyLink 2 y su pantalla central táctil o también desde los mandos del volante multifunción, se puede interconectar con el smartphone, que dicho sea de paso se puede recargar sin cable a través de un dispositivo ubicado al lado del freno de mano.

Pero todavía hay mucho más. Es posible programar la computadora, también con los controles del volante, para recibir la información deseada a través de una pantalla más pequeña, ubicada en el cuadro de instrumentos. Datos del consumo, autonomía, sistema de audio, puertas abiertas, presión de aire de los neumáticos, etc., etc., se combinan con la información acerca de la distancia respecto al vehículo que va adelante, el sensor automático de lluvia o del asistente para el estacionamiento autónomo.

No lo habíamos detallado, pero este nuevo Chevrolet Cruze LTZ Plus, tal como dijimos al principio, es un nuevo concepto de vehículo y tiene estos componentes electrónicos.

Y siguen. Además del asistente, que prácticamente estaciona solo, tiene cámara de visión trasera con indicación de recorrido, que se activa toda vez que colocamos la reversa. Encendido automático de luces, Hill Assist (para arrancar en pendiente) y luces diurnas que se apagan cuando se prende la baliza son algunos componentes adicionales que evidencian ese cambio conceptual.

En marcha

A pesar de que nos quedan por mencionar todavía otros componentes, nos detendremos ahora en los aspectos dinámicos. Pero antes, recordemos las características de la mecánica de este nuevo Cruze.

Chevrolet diseñó para este sedán una nueva generación de motores, con tecnología de avanzada, más livianos y eficientes, basados en una cilindrada menor pero aumentando considerablemente sus prestaciones. Estamos entonces ante un notable propulsor con cuatro cilindros, 16 válvulas, de 1.399 cc. y con turbo. El resultado es una potencia disponible de 153 CV y un torque de 245 Nm disponible a un régimen bajo de 2.000 rpm.

Para optimizar esos indicadores, este nuevo propulsor está asociado a una caja de cambios automática secuencial de seis velocidades.

¿Como se comporta esa mecánica?. Cuesta un poco encontrar las palabras justas, sin caer en las más trilladas. Tal vez decir que de trata de una maravilla, o que la sensación es fantástica haga poco honor a la realidad, pero en verdad, nos encontramos con un coche impactante.

De amplio espectro, puede deslizarse como imaginamos sería una alfombra mágica, pero también con una respuesta fabulosa si convocamos a todos sus equinos. En este caso, acompañados de un sonido del motor algo más ronco, pero siempre dentro de un rango de delicadeza notable, acorde a las características predominantes del auto.

Tiene un altísimo nivel de insonoridad, mérito de un diseño bien logrado, que se mantiene aún en situación de viento fuerte y a velocidad. Hablando de ruta, impresiona ver la relación entre las agujas del velocímetro y del cuentavueltas. Mientras la primera supera largamente y con absoluta facilidad la mitad del cuadrante (marca un tope de 240 km/h), la segunda pasa tímidamente de las 2.000 revoluciones. Un gran acierto de la combinación motor y caja que además se traduce en un rendimiento excepcional, sorprendente, en el consumo de combustible.

Es lógico entonces pensar que con tremendas prestaciones, que como dijimos se traducen en altas velocidades logradas muy rápidamente, el sistema de suspensión debe tener un comportamiento acorde. Y vaya si lo tiene. Con el aporte de los neumáticos de bajo perfil, el coche se planta sobre el piso con una solvencia estupenda. Dobla muy bien en curvas veloces, y si por esas cosas hubiera algún exceso, allí están los asistentes de estabilidad para aplicar inmediatamente los correctivos necesarios.

Por otra parte, si bien se podría pensar que ese logro se obtuvo sacrificando otros aspectos, por el contrario, el buen confort de marcha se mantiene también cuando transitamos sobre calles más deterioradas, absorbiendo eficazmente la irregularidades para no afectar a los pasajeros.

Nos faltaba mencionar algunos componentes tecnológicos, que equipan el nuevo Cruze. Cuenta con sistema start/stop, es decir que el motor se apaga cada vez que detenemos la marcha, y se reinicia al pisar de nuevo el acelerador. Tiene alerta de punto ciego, que enciende un indicador luminoso en los retrovisores toda vez que haya un vehículo en ese lugar. Y como si fuera poco, suma además el alerta de mantenimiento de carril.

Este elemento es notable esencialmente en ruta, pues si fruto del cansancio por un viaje largo los sensores detectan que el auto comienza a salir del carril, inmediatamente endurece el volante para impedir que ello ocurra. Salvo que el señalero indique que la maniobra es deliberada.

Por último, el sistema que advierte sobre la distancia respecto al vehículo que está delante nuestro, cuando llega al límite establecido, configurable en tres opciones, emite una señal sonora y enciende una luz roja que se proyecta en la parte baja del parabrisas, frente al conductor.

Conclusión

El nuevo Chevrolet Cruze LTZ PLus, es realmente espectacular. La sensación es de que la ingeniería y el Centro de Diseño de GM pensaron cada uno de los detalles con el foco puesto en brindar confort al usuario. Es una especie de mimo constante, cuidando mucho el bienestar y la seguridad de las personas.

Es un auto decididamente de alta gama, por equipamiento, por confort, por tecnología, por prestaciones, etc.. La diferencia está en que su precio no lo es, y con este producto Chevrolet ofrece un gran producto con un costo razonablemente accesible.

Es un coche perfecto. Se preguntarán porqué entonces lo del "casi" del título. Es simple: siempre se dice que la perfección no existe.

El nuevo Cruze, decididamente permite dudar del viejo dicho popular.

Buenos días.

Luis Piedra Cueva - Fotos y video: Leticia Carbajal y Luis Piedra Cueva - Locación: Salto del Penitente, Dpto. de Lavalleja.

Cargando...