Automovilismo

Billetera contra talento

Opinión: ¿quienes fueron los rivales de Santiago Urrutia?

La nueva grilla 2019 de la Fórmula 1 demuestra que muchos nombres que enfrentaron al uruguayo llegaron en base a una sola gran diferencia
29.11.2018 09:19

Tras el reciente GP de Abu Dhabi que marcó el cierre de la temporada 2018 de la Fórmula 1, un día después llegaba la confirmación de que el joven Alex Albon llegará a la máxima categoría en 2019 como nuevo integrante del equipo Toro Rosso.

El retiro del español Fernando Alonso, los cambios de equipo de varios pilotos y especialmente, la llegada de nuevos jóvenes pilotos a la Fórmula 1 generó una serie de pases como hacía varios años no se veía en la categoría reina de la FIA.

Precisamente es en este último aspecto en el que me quiero detener: la llegada de jóvenes pilotos.

Siete de veinte

Si, siete de los veinte nombres que darán forma a la grilla 2019 de "la máxima" han pasado por la vida deportiva de Santiago Urrutia.

Increíble pero cierto. Veamos: desde el holandés Max Verstappen (Red Bull) -hoy una de las mayores figuras en la Fórmula Uno- hasta el recién llegado Alex Albon (Toro Rosso), pasando por Ocon (Mercedes), Giovinazzi (Sauber), Leclerc (Ferrari), Stroll (Force India) y Rusell (Williams), todos ellos fueron rivales de Santiago Urrutia en su ciclo europeo.

Etapa que empezó en el año 2010 con la asombrosa demostración del coloniense en el Mundial de Karting con sede en Portugal donde iba de igual a igual ante Albon y Verstappen, en ese momento ambos pilotos oficiales del equipo Intrepid de Karting y además potenciados por la Academia Red Bull de jóvenes promesas. Sin embargo, un uruguayo que una semana antes llegó por primera vez a Europa, casi, casi, le arruina la fiesta a Red Bull.

Después vino el ciclo de la Fórmula Abarth en Italia donde Santiago Urrutia empezó a hacerse valer en su primer año como piloto de monoplazas. Allí se las vio con la mayoría de los que hoy llegaron a la Fórmula 1. Y a casi todos ellos, al igual que en 2010 en el Mundial de Karting, midiéndose en inferioridad de condiciones con cero experiencia previa ... les ganó!. O si la quieren más objetiva, frente a ellos ganó y perdió (alguna vez).

Recuerdo perfectamente que en aquellos primeros pasos en Europa, cuando Santiago Urrutia se imponía ante varios de estos apellidos que ahora pisan fuerte en la Fórmula 1, no faltaron compatriotas -incluso formadores de opinión en distintos ámbitos de nuestro automovilismo-, que se gastaron en gritar a los cuatro vientos que Santiago Urrutia "corría contra nadie...". Y en ese momento, su difusión fue muy dañina a la hora de reunir el presupuesto que tal vez -solo tal vez- le hubiese ayudado a iniciar su ciclo en el automovilismo con mejor solidez económica.

¿Contra quien corría realmente? Hasta ahora y antes que nada, siempre lo hizo desde atrás luchando para poder llegar con el último dólar necesario a la grilla de partida; generalmente compitió en inferioridad pues el presupuesto nunca alcanzaba para ir a los mejores equipos. Permanentemente lo hizo sin conocer el terreno (siquiera el país) y siempre le fue bien. Siempre.

Hoy, viendo el desembarco masivo de esos jóvenes apellidos a la Fórmula 1, no puedo menos que sentir el orgullo de saber que en todo momento Santiago Urrutia se midió ante grandes pilotos y que su carrera deportiva se ha forjado sobre la base de un talento propio que desde el karting hasta la Indy Lights 2018, se enfrentó a grandes talentos. Grandes de verdad.

Las estadísticas de esos siete pilotos que estarán en la Fórmula 1 del 2019 lo avalan. Para muchos uruguayos y cuando Urrutia les ganaba, "no son nadie...". Ahora, para esos mismos detractores, se "convirtieron" en los grandes genios quienes con su talento le cambiarán la cara a la categoría. Lo comparto. Pero siempre fueron talentosos. De lo contrario, jamás hubieran llegado.

Sin olvidarme de otro gran piloto hoy inmerso en el Mundial de la Fórmula Eléctrica como lo es Félix Rosenqvist, un referente para esa pujante categoría e incluso, seducido por equipos de la Indy Car. Ante él, "Santi" ganó y perdió en aquel apasionante campeonato 2016 de la Indy Light.

¿Y qué me dicen del mexicano Patricio O' Ward? Hoy la gran revelación del automovilismo mexicano (y norteamericano). ¿Se acuerdan en el 2015 cuando Santiago Urrutia pudo a duras penas sumarse a la Pro Mazda unas horas antes de empezar el Campeonato? Lo hizo con el equipo Pelfrey donde la estrella para ese año era precisamente el piloto mexicano. Pese a conocer de memoria el automovilismo americano y al equipo Pelfrey, "Pato" nunca pudo -salvo alguna excepción- ganarle a Urrutia. En teoría, estaban en igualdad de condiciones.

Y la lista sigue...pero para muestra, lo dicho alcanza y sobra. Hagan memoria y podrán comprobar todo esto.

El vil metal

Entonces hoy, con este revuelo en torno a la movida de pilotos en la Fórmula 1 y repasando uno a uno, el saldo a favor de Santiago Urrutia es enorme, muy favorable. Son muchas más las ganadas que las perdidas. Pero donde Santiago sí pierde y por lejos, es en la billetera...

Si volvemos al aspecto central acerca de la calidad de piloto, la jerarquía conductiva de nuestro compatriota no es ni más ni menos que lo que hemos dicho hasta el cansancio, desde que apareció en el karting uruguayo, actividad a la que muy pocos "referentes" se toman la molestia de ir a ver para, de primera mano, conocer las capacidades individuales que allí se pueden encontrar: ¿será necesario esperar otros 20 años para que aparezca un talento de esta magnitud en el deporte motor del Uruguay?

Es el momento de darle un empujón final, ponerlo en el círculo máximo del automovilismo -en este caso estadounidense- y luego la capacidad conductiva, el profesionalismo y la madurez de Santiago Urrutia se encargarán de consolidarlo en la cima del automovilismo mundial y con ello, este pequeño país podrá abrir sus puertas al mundo todavía un poco más.

Mario Rosa