Noticias

De cara al futuro

Nissan mostró en Ginebra su revolucionario concepto de crossover IMQ

La marca japonesa presenta su visión para el futuro de sus modelos en este segmento, con un producto eléctrico y totalmente viable

19.03.2019 08:20

Lectura: 6'

2019-03-19T08:20:00
Compartir en

Pocas veces alguien es capaz de mostrar un vehículo con diseño tan revolucionario. El IMQ Concept, destaque en el stand de Nissan en el Salón de Ginebra 2019 realizado entre el 7 y el 17 de marzo en la ciudad suiza, es casi una profecía automotriz. Y los nuevos tiempos anticipados por el IMQ parecen ser bien plausibles de cara a los futuros crossovers de la industria automotriz global. El diseño del concept de Nissan, realmente impresiona desde el primer momento.

En el corazón del IMQ se encuentra la última generación del e-Power, un sistema de motor 100% eléctrico que entrega una aceleración instantánea y lineal, desarrollado a partir de los actuales modelos campeones de ventas en Japón, Note y Serena.

IMQ tiene una potencia total de 250 Kw (340 caballos) con 71,38 kgmf de torque. La fuerza va dirigida a un nuevo sistema de tracción integral, que proporciona control independiente en cada rueda. La asociación del e-Power con la tracción integral es ideal para condiciones de baja adherencia, como por ejemplo sobre carreteras cubiertas de nieve.

El IMQ Concept ofrece varias pistas sobre el futuro de Nissan Intelligent Mobility, modo en el que los vehículos pueden interactuar con sus conductores, otorgando una nueva experiencia al volante. El crossover está equipado con una versión prototipo avanzada del dispositivo de asistencia a la conducción ProPilot, que puede ofrecer una capacidad mayor de asistencia autónoma. El modelo cuenta además con tecnología Invisible-to-Visible (I2V) revelada durante el CES (Consumer Electronics Show) realizada en Las Vegas, en enero.

El I2V es una interface 3D en la que el mundo real converge con el virtual. El sistema ayuda para que los ocupantes del vehículo puedan ver lo que normalmente es invisible, aumentando la seguridad y el placer de la experiencia de conducir. Eso es posible gracias a la tecnología Omni-Sensing, que conecta al IMQ con informaciones del mundo real dentro y fuera de la cabina, combinadas a las realidades virtuales, exhibidas para el conductor y el acompañante del asiento delantero.

El dispositivo auxilia al conductor para que pueda ver más allá de la curva, tener información precisa sobre congestionamientos -incluyendo las causas- y determinar rutas alternativas para completar el trayecto sin estrés. Puede incluso disfrutar de la compañía de un pasajero virtual, que se presenta en la figura de un "avatar" de realidad aumentada en 3D dentro de un auto.

Las dimensiones del IMQ -4,55 mts de largo, 1,56 de altura y 1,49 de ancho- lo ubicasn en el segmento C de crossover en Europa. El exterior e interior de la cabina, que tiene un área vidriada bastante reducida, forman un diseño único que genera la impresión de una superficie continua.

"El diseño del IMQ combina influencias japonesas tradicionales y modernas, presentando lo que será posible hacer en los futuros crossovers. Con el IMQ, interior y exterior se funden de forma suave, anticipando cuál será la dirección de nuestro diseño en la tercera generación de crossovers de Nissan", explica Alfonso Albaisa, vice presidente senior de diseño de la marca nipona.

En el modelo concept de Nissan, el logotipo de la marca está integrado a la parrilla V-Motion -decididamente más sutil- que se extiende verticalmente por el capó hasta el paragolpes delantero, creando cantos salientes en las extremidades. La tapa del motor tiene recortes con molduras cromadas, con el paragolpes extendido desde los pasaruedas hacia la parte central del auto. Atrás, una línea vertical sale desde el conjunto óptico y forma un spoiler lateral, que colabora en la performance aerodinámica.

La parte superior trasera está integrada a un conjunto óptico con forma de boomerang. Como una pieza única, el portón se extiende hasta los guardabarros, repitiendo el diseño del capó.

Observando en detalle se puede ver el amplio uso dado a las molduras tridimensionales aplicadas en las áreas oscurecidas de la parte inferior de la carrocería. Esa especie de estructura "en escamas" remite al diseño tradicional japonés y se extiende por todo el perímetro del crossover.

El panorama externo se completa con las llantas de aleación de 22", con exclusivos neumáticos Bridgestone Connect, que transmiten información al conductor mediante la interface gráfica. Entre los datos figuran la presión de aire, carga, temperatura, nivel de adherencia, desgaste y condiciones en general, colaborando para que el IMQ pueda calibrar automáticamente los sistemas de control, para que funcionen en sus niveles ideales.

Por dentro, el panel de instrumentos en formato de "ala de planeador" domina el frontal de la cabina, desde donde parte la consola central que sigue en dirección hacia los asientos delanteros y traseros, esculpidos y con terminaciones en tejido tecnológico en 3D y dos tonos, con corte hecho a láser en un diseño geométrico inspirado en el arte japonés de trabajar la madera, conocido como "kumiko".

La estampa aparece también en el panel de instrumentos, en revestimientos de puertas, en la bandeja del maletero y en la terminación metálica rígida de los laterales de los asientos. Pequeñas salientes cumplen el papel del apoyo para la cabeza.

Todo lo que hay dentro de la cabina, se enfoca en el conductor. Ello se evidencia en la interface gráfica del usuario, dominada por una pantalla de 840 mm embutida en el panel de instrumentos. Igual que en un smartphone, mientras está apagada es totalmente negra. Una vez accionada "revive" para mostrar tanto el status del sistema e-Power como otras informaciones sobre el vehículo.

Una segunda pantalla menor, aparece sobre la consola central con la función de alojar el Assist Personal Virtual del IMQ, que mejora la experiencia conductiva controlando las funciones del auto tales como navegación, respondiendo a los mandos del conductor.

El volante fue diseñado ergonómicamente para poder ubicar al conductor en una postura relajada, reduciendo la visibilidad del panel de instrumentos. En la parte posterior de la dirección, se ubican los controles avanzados del tipo mariposa, con superficie muy suave al tacto.

Daniel Dias de Agência AutoMotrix, en exclusividad con Airbag