Noticias

Ñatos protectores

Los camiones frontales son más seguros que los “trompudos”

Si bien en el gremio existe la creencia de que los camiones con motor delantero son más seguros, desde Scania Brasil muestran lo contrario

10.11.2021 11:45

Lectura: 5'

2021-11-10T11:45:00
Compartir en

Según un informe del Blog del Camionero, a través de una entrevista con Paulo Genezini, gerente de preventas del fabricante sueco en el vecino país, es posible desmitificar una creencia muy frecuente entre los trabajadores del sector. Muchos piensan que los camiones con cabina “trompuda”, son más seguros para el conductor.

Este tipo de vehículos, con el motor ubicado por delante del camionero, se adueñó del mercado brasileño hasta la década de 1990, con todos los fabricantes ofreciendo este tipo de modelo.

Después del 2000, los cambios en la legislación y por ende en el mercado, las principales marcas presentes en Brasil dejaron de fabricarlos.

Los modelos frontales, conocidos como cara chata, comenzaron a mostrarse cada vez más eficaces para el transporte, maximizando el espacio de carga y sin descuidar el confort para el conductor.

“El camión cara-chata se torna la composición más eficaz. Si la cabina está más avanzada, tengo más espacio para ubicar la carga”, comenta Paulo Genezini.

Más allá de esos aspectos, gracias a la evolución natural del sector, los camiones frontales se han vuelto cada vez más seguros para los trabajadores del volante, superando holgadamente la de los modelos con trompa fabricados en Brasil.

“Muchos camioneros tienen esa sensación, de que si tiene esa trompa, están más seguros, más protegidos”, complementa el ejecutivo. Y además agrega que la posición del motor al frente de la cabina puede comprometer la seguridad ya que toda la estructura mecánica del vehículo puede invadir la cabina en caso de colisiones graves. “Genera una falsa sensación de seguridad”.

Las cabinas hechas por los principales fabricantes de camiones con origen europeo, tiene que contar con la aprobación y la certificación denominada European Standards ECE R29, que indica que la estructura del vehículo debe soportar impactos frontales, traseros y superiores con cargas que varían entre 1 y 10 toneladas, a velocidades de 34 km/h, manteniendo el habitáculo del conductor en perfectas condiciones.

Blog del Camionero

Blog del Camionero

Scania se ajusta estrictamente a esa certificación, pero va un poco más allá. La nueva generación de cabinas también pasan por la aprobación en la Swedish Standards VVFS 2003/29, que exige una resistencia de la cabina a impactos con cargas todavía mayores.

Además de esas certificaciones, Scania también desarrolla sus vehículos con áreas de deformación programadas. Las cabinas reciben los eventuales impactos, absorbiendo de la mejor forma posible toda la energía de la colisión, minimizando la fuerza del golpe que podría recibir el conductor, tal como una verdadera célula de supervivencia.

Fin de la cabinas “trompudas”

Amén de la cuestión legislativa, que impactó directamente en la fabricación de cabinas ubicadas detrás del motor, los transportistas también comenzaron a visualizar a los camiones frontales como aliados de la rentabilidad, gracias a la eficacia para el transporte.

Tanto que los modelos con trompa vieron reducir su demanda durante los últimos años de fabricación, entre 2004 y 2006. A partir de ahí, muy pocos fabricantes los ofrecían, solamente para algunos nichos de transporte muy específicos.

“Entiendo la evolución natural. Todo evoluciona para poder tener más cosas de manera más compacta. El camión con trompa ofrecía la ventaja de colocar cualquier motor manteniendo los espacios. Como los motores se volvieron más compactos, con piezas mejor diseñadas, los montajes con mejores encastres, es posible colocar la cabina por encima de todo eso (sin comprometer el confort y el espacio)”, completó.

Según el ejecutivo, no tendría sentido dejar el motor por delante de la cabina si es posible mantener el mismo espacio interior y el nivel de confort para el conductor que en una cabina de cara chata.

Evolución en seguridad

Comparando las cabinas de 15 años atrás con las que se fabrican hoy en día, existe una gran diferencia en el uso de materiales de cada vez mejor calidad, tales como aceros de alta resistencia, plásticos con composiciones especiales y diseños de componentes cada vez enfocados hacia la seguridad de los ocupantes.

Además de esa evolución física de las cabinas, también evolucionó mucho la tecnología, pues los camiones de hoy tienen cada vez más asistencias para el conductor como sistemas de frenos controlados electrónicamente, control de estabilidad, control crucero inteligente y sensores que monitorean hasta el cambio involuntario de carril del camión.

Por otra parte y para ofrecer aún más seguridad, los camiones de Scania de nueva generación, se pueden equipar con el exclusivo airbag de cortina para el conductor y el acompañante, que se acciona en caso de vuelco protegiendo a las personas del contacto con la ventana y la puerta del camión.

En resumen, las cabinas “trompudas” son parte de la historia del transporte y viven en el corazón de muchos camioneros, pero nada sustituye la seguridad y la evolución de las cabinas actuales.

Blog del Camionero