Noticias

Viajeros de lujo

Lanzamiento regional: Marcopolo presenta su nueva familia de ómnibus G8

El fabricante brasileño lanza una nueva generación de vehículos enfocados en ofrecer más confort, mayor eficiencia y más seguridad

22.07.2021 11:03

Lectura: 10'

2021-07-22T11:03:00
Compartir en

A través de una presentación vía internet, el icónico fabricante riograndense localizado en Caxias do Sul y con más de 71 años de trayectoria, presentó al mundo una nueva línea de omnibuses para el segmento del transporte carretero de pasajeros. Líder del mercado brasileño, con el 51,6% de participación y con fábricas en los cinco continentes, Marcopolo tiene sus vehículos circulando por las rutas de más de cien países.

Esta nueva Generación 8 (G8) mantendrá los modelos de sus líneas Viaggio y Paradiso en sus diferentes versiones, con largos de 12 y 15 metros desarrollados para los chasis de los principales fabricantes, y comenzarán a salir a la venta a partir del próximo mes de agosto. Además de este lanzamiento virtual, la compañía procura presentar este nuevo modelo a sus representantes y clientes de la región a través de visitas a la planta de producción una vez liberadas las restricciones sanitarias implantadas por causa de la pandemia. La llegada a los diferentes mercados se iniciará a partir del primer trimestre del año entrante.

"Marcopolo busca siempre crear soluciones innovadoras de transporte y realmente de valor para clientes, pasajeros, colaboradores y socios de negocios. La Generación 8 es la representación de ese propósito. Un concepto concebido para tornar los ómnibus más seguros, confortables, eficientes y rentables. Nuestro objetivo fue concebir un vehículo capaz de transformar la experiencia de viaje", destaca James Bellini, CEO de Marcopolo.

Construcción

Estéticamente este G8 mantiene el ADN de la marca, dominado por líneas fluidas y un diseño limpio y moderno capaz de transmitir sensación de velocidad y liviandad. La concepción del proyecto se basó en la premisa de brindar atributos de excelencia tanto para los operadores, los conductores como también para los pasajeros.

Para ello se aplicaron mejoras a todo nivel. Exteriormente se perciben diferencias en los conjuntos ópticos, en los nuevos paragolpes de ambos extremos, en el portón trasero y en los vidrios laterales, más amplios y curvos. Las nuevas líneas permiten una mejora del 11% en el coeficiente aerodinámico lo cual redunda directamente en la economía del consumo de combustible y la reducción de emisiones contaminantes, y del sonido generado por el viento en la ruta.

Por otra parte y en ese mismo sentido, para la fabricación del G8 se reduce en un 80% la utilización de fibra de vidrio, que se sustituye por polímeros especiales, más livianos y resistentes. Están presentes por ejemplo en los paragolpes, la parrilla frontal y la tapa trasera, con lo cual aumentan su resistencia y flexibilidad en la absorción de impactos, facilitando además su reparación.

Además la estructura de la carrocería se modificó por completo con nuevos anillos pasantes en todas las columnas, con lo que se aumenta sustancialmente la resistencia ante la ocurrencia de vuelcos o impactos. Un diferencial del G8 en este sentido es el nuevo concepto en la protección adicional para la cabina del conductor, con una estructura triple de la columna "B" que proporciona una deformación del 78% inferior a la exigida por la legislación brasileña. Solamente para este desarrollo, la ingeniería de Marcopolo dedicó más de 2.600 horas en trabajos de pruebas a lo largo de dos años sobre este nuevo sistema de protección.

También se aplicaron pruebas de campo con impacto frontal a 40 km/h, supervisadas por una auditoría externa, donde se comprobó en la práctica la absorción de energía y la deformación controlada en la zona del conductor. También se testeó la resistencia de toda la carrocería, en este caso con un Paradiso 1800 Double Decker, tanto en pruebas virtuales como en el campo, para evaluar la capacidad de resistencia en caso de vuelco lateral.

La utilización de nuevos materiales especiales, con el techo construido totalmente en aluminio más las piezas hechas en polímeros, el vehículo presenta una reducción en el peso total de la estructura, pero con mejoras en la solidez y con más resistencia. También hay una nueva arquitectura eléctrica, con una sectorización diferente basada en cuatro módulos electrónicos ubicados estratégicamente: dos para la carrocería (uno en el techo del salón de pasajeros y otro en la bodega), otro para el chasis (en la bodega inferior) y el último en el panel del conductor. Este sistema reduce la cantidad de chicotes, para facilitar las operaciones de reparación y mantenimiento.

Pensando en los tiempos de trabajo en los talleres, el G8 cuenta con una nueva estructura de los ductos del aire acondicionado, que se instalaron en la parte externa, junto al techo, con un sistema escamoteable de fácil mantenimiento y sustitución. Con el mismo criterio de facilitar las tareas de los mecánicos, hay un nuevo sistema en la parrilla delantera, que facilita su apertura y ofrece un acceso amplio a todo el sector.

Salón de pasajeros

Parte fundamental para una empresa de transporte de pasajeros, además de la seguridad, es el confort de las personas que deben utilizar el servicio. Para ello, Marcopolo trabajó intensamente para que su octava generación pudiera mejorar sustancialmente las bondades de las generaciones anteriores. Fueron horas y miles de kilómetros recorridos desarrollando una intensa investigación para lograr ese objetivo.

Algunos de los aspectos más destacados de este sector del ómnibus son por ejemplo un nuevo pasamanos integrado junto a la escalera de acceso, con perfil enterizo y uniforme, dotado de aditivos antimicrobianos de la plataforma Biosafe de Marcopolo. Los escalones son más amplios con iluminación led indirecta, para ofrecer mayor seguridad. La puerta de separación de la cabina con el salón se remodeló por completo, incorporando un sellado adicional para mejorar la aislación acústica. También se remodeló el sistema de cerradura y de rodamientos, con rulemanes autocompensadores, que suavizan y facilitan su movimiento.

Todo el sector de pasajeros tiene una nueva iluminación de Led que permite configuraciones diversas y luz indirecta con cambio de colores y de intensidad de acuerdo con la hora. Cuenta con monitores de alta definición y sistema de audio colectivo con parlantes de alta calidad. A los lados de los asientos se encuentran los comandos de audio con cuatro canales y video, y un puerto USB para recarga de smartphones. A su vez los asientos permiten un desmontaje rápido, que facilita las operaciones y optimiza el tiempo para eventuales reparaciones.

El portaequipajes es un 23% más amplio y más robusto, con soporte para reducir vibraciones y ruidos. Tiene iluminación con encendido automático y un pasamanos que también es antimicrobiano.

Los asientos fueron rediseñados con el corte de los tejidos y las combinaciones de colores, con especial atención a su mantenimiento. El sistema de reclinado se modificó con la adopción de amortiguadores que suavizan notablemente el movimiento y facilitan su accionamiento, con infinitas opciones.

La heladera también fue remodelada con un diseño exclusivo, en tanto el baño brinda un ambiente más confortable y ergonómico, con la instalación de nuevos apoyos, aire acondicionado, puerta plana con cierre automático y descarga del inodoro con sistema Ecoflush, con opción de succión en vacío (como los aviones) para mayor eficiencia y eliminación de malos olores. En este sector es posible colocar la luz UV-C de acción antimicrobiana, a modo de opcional.

Cabina del conductor

Según indica Marcopolo, este sector es uno de los que recibió mayor atención en esta nueva Generación 8. Por ello la ergonomía y la adopción de un nuevo padrón para el revestimiento interno con piezas inyectadas que mejoran las terminaciones, la resistencia y la belleza, reduciendo los ruidos internos, son factores fundamentales para el profesional del volante. Hay una nueva arquitectura del sistema de sonido con parlantes superiores e iluminación indirecta en fibra óptica que permite regular el grado de luminosidad sin afectar la seguridad al conducir.

El asiento recibe el concepto Ergodesign, con formato de caparazón, revestido en Neoprén en la región del cuello para poder amoldarse al biotipo de cada profesional.

El panel de instrumentos ofrece comandos más accesibles con un nuevo concepto de interfaz en el panel de control. Las centrales de control (Head Unit) tienen diferentes versiones e interfaces gráficas. En tanto las pantallas táctiles de alta definición, con tamaños de 5 o 10", permiten una administración más amigable para el conductor, quien puede elegir entre utilizar los comandos en la pantalla o directamente sobre las teclas correspondientes, ubicadas en la parte inferior del panel.

Se mejoró sustancialmente la visibilidad y la confiabilidad para el conductor, eliminando algunos puntos ciegos y bajando la altura del panel en unos 70 mm, que amplía el campo de visión de la vía. Además la columna "A" tuvo un desplazamiento de 50 mm hacia atrás, para mejorar la visibilidad de los espejos.

Hay un nuevo diseño en los espejos exteriores, que aumentan un 6% el ancho de reflejo de la lente, aumentando el campo visual. Tiene menos componentes, lo que facilita el mantenimiento y reduce las vibraciones, brindando más seguridad al conductor.

Otro cambio importante es el nuevo ventilador, más potente y con un 23% más de capacidad de refrigeración, que permite desempañar el parabrisas en menos de cuatro minutos. Y un elemento esencial que finalmente parece que el fabricante termina de percibir su necesidad, es la incorporación de una pequeña heladera en este sector, ubicada sobre el panel a la altura del pasamanos de la puerta de acceso de pasajeros.  

Como opcional, el nuevo G8 se puede equipar con otros componentes de la plataforma Biosafe de Marcopolo, para descontaminar el interior del vehículo, y también con el sistema de retrovisores sin espejos, a través de cámaras, denominado ERV, dotado de tecnología infrarroja para la visión nocturna.

Inédito conjunto óptico

Marcopolo se enfocó en el desarrollo de un inédito sistema de iluminación para este G8. El resultado es una estructura lumínica capaz de brindar la mayor seguridad para la conducción nocturna con respecto a cualquier otro ómnibus comercializado en el mercado de Brasil.

El conjunto de luces, disponibles en versiones full led o híbrido, fabricados por la alemana Hella, ofrecen una eficacia de hasta 3,5 veces más que los disponibles actualmente en el segmento y es capaz de ampliar el área de visión nocturna y reduciendo la fatiga del conductor. Las ópticas son de policarbonato de alta resistencia y gracias a su concepción de parábola en cinco partes, reducen en hasta un 80% la capacidad de encandilamiento sobre los vehículos que circulan en sentido contrario.

Por detrás, la iluminación también es led con faros de policarbonato sobre un nuevo diseño, que amplían su capacidad de visualización en ángulos diversos.

Conclusión

Marcopolo indica que continuará con la producción de la variante actual New G7, que recibirá algunas mejoras y actualizaciones, como una opción posicionada por debajo del nuevo G8.

Las principales diferencias que destacan dentro del segmento carretero en este nuevo G8 de Marcopolo, son las siguientes:

* En total suman 140 atributos nuevos que se traducen en impactos positivos para conductores, pasajeros y operadores.

* Diseño inédito con coeficiente aerodinámico de apenas 0,379

* Eficiencia de los faros 3,5 veces mayor que los modelos presentes actualmente en el mercado.

* Estructura de protección de la cabina que incrementa la seguridad pasiva del conductor

* Foco especial en la operación para que los clientes obtengan aún mejores resultados en sus negocios.