Noticias

Tránsito lento

Israel apunta a la inteligencia artificial para acabar con los atascos de tráfico

Aún sin ser fabricante de autos, el país se encamina a desarrollar alta tecnología para solucionar un problema propio y ser líder mundial

31.05.2022 12:06

Lectura: 4'

2022-05-31T12:06:00
Compartir en

Tel Aviv, Israel - Los monstruosos atascos de tráfico son la vida cotidiana de los israelíes, cuyo país es señalado como uno de los peores en este ámbito, pero la inteligencia artificial y sus algoritmos podrían ayudar a contrarrestar el fenómeno, según una empresa israelí de alta tecnología.

Este sector está cada vez más interesado en la industria automotriz y recientemente se llevó a cabo en Tel Aviv una feria de movilidad inteligente llamada “EcoMotion”, que promueve un transporte más eficiente y más ecológico.

Entre las empresas presentes estuvo ITC (Control Inteligente de Tráfico), que desarrolla un software capaz de recopilar datos en tiempo real de las cámaras de vigilancia a lo largo de las carreteras y manipular los semáforos de acuerdo con los flujos de tráfico.

"El ITC ha logrado demostrar matemáticamente que muchos atascos se pueden evitar si intervienen con suficiente antelación", explica Dvir Kenig, responsable de tecnologías de esta empresa, y cita una reducción del 30% de la congestión en dos intersecciones donde se ha instalado el sistema.

La empresa afirma querer responder a un flagelo que afecta a todo el mundo, estimando que un automovilista promedio permanece atrapado tres días al año en atascos, una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero.

El control del tráfico es un tema particularmente importante en Israel, donde "la infraestructura de transporte es seriamente insuficiente en comparación con la mayoría de los otros" países desarrollados, indicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en un informe publicado en 2021.

“La congestión vial (en Israel) es una de las peores” en los países de la OCDE, según este informe.

Evolución

Según Meir Arnon, fundador de la feria comercial 'EcoMotion', el creciente interés mundial en la movilidad inteligente ha permitido a Israel, que se anuncia a sí mismo como una 'nación emergente' debido a su pujante sector de alta tecnología, convertirse en un jugador en el sector del automóvil, mientras que el país no fabrica ninguno.

"Los autos han cambiado", dijo a la AFP. “Antes eran de metal, ruedas y radio, pero hoy esas cosas ya no importan”.

“Lo que diferencia a los fabricantes de automóviles en estos días es la experiencia de conducción (…), la capacidad del vehículo para adaptarse al conductor”, continúa.

Según él, los sistemas tecnológicos desarrollados por el ejército y el sector de la defensa privada en Israel, especialmente en los campos de vigilancia, comunicaciones y sensores, se han vuelto esenciales para los fabricantes de automóviles.

Con más de 600 nuevas empresas tecnológicas, 'solo superadas por Silicon Valley', Israel se ha convertido en un 'centro' para la movilidad inteligente, dice Arnon, y señala que 35 compañías automotrices internacionales tienen presencia en Israel, incluido el gigante estadounidense General Motors (GM).

“El futuro de los vehículos está fuera de los vehículos: en la nube, en nuestros teléfonos”, dice Gil Golan, jefe del centro técnico de GM en Israel, que describe como un terreno fértil para la “innovación”.

Inversiones

Rider Dome, otra de las empresas presentes en la feria EcoMotion de Tel Aviv, está especializada en seguridad vial: sus cámaras instaladas en la parte delantera y trasera de las motocicletas utilizan inteligencia artificial para advertir a los conductores de los peligros que les rodean.

“La asistencia a la conducción se ha convertido en estándar en casi todos los coches pero no existe para las motos”, explica su director, Yoav Elgrichi.

Pero si Israel realmente quiere hacerse un nombre en tecnología automotriz y mantenerlo, tendrá que invertir en ingeniería, según Lisya Bahar Manoah de Catalyst Investments. Para ella, es necesario “como en Europa y particularmente en Alemania y Austria, crear escuelas profesionales” especializadas en el sector de la movilidad.

“Israel necesita pensar ahora en cómo tener más ingenieros para apoyar el entorno de puesta en marcha. Necesitamos ajustar nuestro sistema escolar en consecuencia”, dijo.

Según el último informe anual de la Autoridad de Innovación de Israel, el sector de alta tecnología, que emplea al 10% de la mano de obra nacional y representa casi la mitad de las exportaciones del país, está en declive, afirmando que el Estado judío ha registrado un declive continuo. en la creación de start-ups durante dos años.

AFP