Noticias

¿Hasta cuándo?

Investigan aparición de una soga en garaje del único piloto negro de la Nascar

Con una nueva manifestación racista, la icónica categoría del automovilismo norteamericano repudia el acto y se solidariza con el deportista

23.06.2020 11:37

Lectura: 4'

2020-06-23T11:37:00
Compartir en

Washington (District of Columbia, Estados Unidos) - Autoridades locales y el FBI investigan la aparición de una soga en el garaje de Darrell 'Bubba' Wallace, el único piloto negro de la serie NASCAR, quien este lunes fue arropado por sus rivales al inicio de una carrera en el circuito del estado de Alabama.

Los pilotos homenajeron a un emocionado Wallace escoltando su coche hacia la línea de salida de la prueba GEICO 500, que se disputó en el circuito Superspeedway de Talladega (Alabama).

Un día antes, la NASCAR reveló que se había hallado una soga en el garaje de Wallace, quien, menos de dos semanas atrás, había sido clave para convencer a la NASCAR de que prohibiera la bandera confederada en sus circuitos e instalaciones.

"Estamos enojados e indignados y no podemos enunciar más firmemente cuan seriamente nos tomamos este acto atroz", dijo la NASCAR en un comunicado.

En la mañana del lunes, el fiscal estatal informó que junto al FBI están revisando la situación "para determinar si hay violaciones de la ley federal".

"Independientemente de que se puedan presentar cargos federales, este tipo de acción no tiene cabida en nuestra sociedad", recalcó en un comunicado Jay E. Town, fiscal general para el Distrito Norte de Alabama.

Wallace, de 26 años, fue uno de los muchos deportistas estadounidenses que se manifestaron contra el crimen del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco de Minneapolis el 25 de mayo, que desencadenó la mayor ola de protestas contra el racismo en el país de las últimas décadas.

El inicio de la prueba GEICO 500, que debía celebrarse el domingo pero fue suspendida por la lluvia, se convirtió en una muestra masiva de respaldo de los pilotos a Wallace, visiblemente conmovido.

Decenas de pilotos unieron sus fuerzas para empujar el coche número 43 de Wallace hasta la parte delantera de la parrilla.

Wallace salió del coche aparentemente llorando mientras un compañero tras otro lo abrazaban. Entre ellos también estaba la leyenda de la NASCAR y dueño del equipo de Wallace, Richard Petty, quien viajó hasta Alabama a sus 82 años para acompañar a su piloto.

Al término de la carrera, ganada por el estadounidense Ryan Blaney (Team Penske) en un final de infarto, Wallace se acercó a las gradas a agradecer el apoyo de un grupo de aficionados.

"El deporte está cambiando", dijo Wallace al término de la prueba, en la que concluyó en el puesto 14.

"Lo siento por no llevar la máscara pero quiero que, quien sea que haya sido, vea que no me va a quitar la sonrisa. Voy a seguir adelante", aseguró.

Prohibición de bandera confederada

A principios de mes, en medio del clima de indignación nacional por el crimen de Floyd, Wallace abogó enérgicamente ante la NASCAR para que prohibiera en sus instalaciones la bandera confederada, asociada por muchos con el racismo y la esclavitud en Estados Unidos, lo cual fue decretado por la categoría el 10 de junio.

"Durante las últimas semanas, me he visto abrumado por el apoyo de la gente de la industria de la NASCAR, incluyendo a otros pilotos y miembros del equipo", dijo Wallace el domingo. "Nada es más importante y no nos disuadirán las acciones reprobables de los que buscan difundir el odio".

En las últimas semanas Wallace ha lucido en su auto varios elementos de apoyo a las protestas contra el racismo como el lema "Black Lives Matter" (La vida de las personas negras importa).

La GEICO 500 era la segunda prueba de la NASCAR que se celebra con aficionados en las gradas desde que la competición reanudó las actividades a mediados de mayo, tras dos meses de parón por el coronavirus.

El 14 de junio, un millar de espectadores pudieron presenciar en las tribunas las 400 Millas de Miami.

La carrera de Alabama, que permitía el acceso a cinco mil espectadores, era el primer gran desafío para la prohibición de la bandera confederada, que hasta ahora ha sido un elemento habitual en los circuitos de la NASCAR particularmente en el sur del país.

Numerosos deportistas manifestaron su apoyo a Wallace en las últimas horas, incluidos el piloto de Fórmula 1 Lewis Hamilton y la superestrella de la NBA LeBron James.

"Es repugnante que esto esté sucediendo, mantente a salvo y alerta, hermano", escribió Hamilton en Instagram. "Apoyándote desde lejos, orgulloso de ti".

"¡Enfermizo! ¡Bubba Wallace, mi hermano! ¡Sabes que no estás solo! Estoy aquí contigo al igual que cualquier otro atleta", escribió 'King James' en Twitter.

AFP