Test Drive

Con traje de rodeo

Impresiones de Manejo: prueba de la nueva pick up Chevrolet S10 High Country

Con su estilo “rural chic”, la nueva versión del icónico modelo agrega tecnologías de los deportivos utilitarios al universo de las pick ups

07.05.2021 16:13

Lectura: 8'

2021-05-07T16:13:00
Compartir en

No todo el mundo está satisfecho con lo que es, y tal disconformidad también alcanza a los automóviles. Hay subcompactos urbanos que se presentan como offroad, sedanes que afirman que son coupés y hatch pacatos "travestidos" al estilo "hot rod".

Entre las pick ups medianas, la tendencia actual es posicionarlas como un "SUV con caja". Aquellos vehículos rústicos similares a pequeños camiones utilizados para transporte de mercaderías, se tornaron en modelos confortables y tecnológicos, espejados cada vez más en los deportivos utilitarios que conforman el segmento del mercado automotor de mayor crecimiento en Brasil y en el mundo.

La lucha de las pick ups medianas, subsegmento más movilizado en términos de lanzamientos, es el de las versiones más refinadas que eligen como blano preferencial la élite del agronegocio, los grandes empresarios rurales que buscan un vehículo capaz de aguantar los rigores de los "caminos de piedra", sin abrir mano del confort. Para ese tipo de consumidor diferenciado, Chevrolet desarrolló su versión "western" High Country de su pick up S10.

Con la remodelación de julio del año pasado de la línea S10, la versión High Country incorporó diferenciaciones más ostentosas para reforzar el aspecto de exclusividad. La parrilla es oscura e incluye el nombre "Chevrolet" en relieve sobre una barra central, que remite a la Silverado vendida en el mercado norteamericano.

El logo de la clásica moña dorada ya no está más al centro y pasó a ubicarse en el lateral izquierdo, sobre una trama tipo colmena moldeada por los faros con leds. El paragolpes rediseñado, con un aplique central y una moldura en su parte inferior, contribuye para ampliar el ángulo de ataque de 27 a 29º. En tanto ahora los faros auxiliares se ubican un poco más arriba.

Se mantienen algunos ítems como las llantas de aluminio de 18" diamantadas, las manijas de las puertas y del portón trasero cromadas, el santoantonio con diseño exclusivo, la capota marítima y el logotipo de la versión del portón de la amplia caja de carga, con 1.329 litros de capacidad.

Por dentro se refuerza el estilo con los revestimientos en cuero marrón de los asientos y del volante, los emblemas High Country en puertas delanteras y algunos detalles de terminaciones cromadas.

En términos de seguridad la S10 High Country trae airbags frontales, laterales y de cortina, alertas de colisión frontal y de salida de carril, asistente de partida en pendiente, alerta de presión de aire de los neumáticos y control de velocidad en declives. Desde la remodelación del año pasado, la versión tope de gama de la S10 incorpora de serie el sistema de frenado automático de emergencia, que entre 8 y 80 km/h es capaz de detener la pick up automáticamente en caso de identificar una situación de riesgo que involucre un obstáculo frontal.

Entre el equipamiento destinado al confort se encuentran el asiento del conductor con ajustes eléctricos, el encendido automático de las luces, aire acondicionado electrónico, columna de dirección con ajuste de altura, llave tipo navaja, dirección eléctrica progresiva, retrovisor interior electrocrómico, espejos externos con rebatimiento eléctrico, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, arranque remoto del motor mediante la llave, vidrios eléctricos "un toque" y asiento trasero bipartido y rebatible con porta objetos.

La conexión 4G Wi-Fi nativa es paga y con un costo mensual. En tanto el sistema multimedia MyLink ofrece una pantalla táctil de 8" con navegador GPS integrado y conectividad para Android Auto y Apple CarPlay.

Bajo el capó, la Chevrolet S10 High Country trae el mismo motor 2.8 litros turbodiesel de cuatro cilindros, adoptado para las versiones LT y LTZ y en el deportivo utilitario Trailblazer, con turbocompresor de geometría variable, intercooler e inyección directa de combustible tipo common rail. El año pasado recibió una recalibración y un turbo nuevo para mejorar su performance, aunque mantuvo los habituales 200 caballos de potencia a 3.600 rpm y 51 kgmf de torque, disponible a partir de las 2.000 vueltas. En la High Country actúa acoplado a una caja de cambios automática de seis marchas con modo manual Active Select (con cambios en la palanca). La tracción puede ser frontal, 4x4 o 4x4 con reductora.

La configuración High Country de la S10 también atraviesa el mismo problema de los semiconductores que afecta a la fábrica de Sao José dos Campos, que determinó el establecimiento de un turno único. La normalización del ritmo de producción permitirá retomar la lucha con la Toyota Hilux y la Ford Ranger, por lograr el liderazgo del segmento.

Experiencia a bordo

Elegantemente rústica

La S10 High Country recibe muy bien al conductor y los pasajeros en sus confortables asientos revestidos en cuero marrón. Los ajustes eléctricos facilitan la tarea de encontrar rápidamente la mejor posición para el conductor.

Como la pick up tiene el piso trasero casi plano, quien viaja allí se encuentra con un buen espacio para las piernas y los pies. La pantalla táctil de 8" del sistema multimedia, con alta precisión, tiene GPS integrado y muestra en alta definición las imágenes de la cámara de reversa. El equipamiento también permite conversar por mensajes, elegir las rutas y acceder a las playlists favoritas mediante el comando de voz. La conexión 4G de Wi-Fi nativa mejora la calidad de la conectividad a bordo y permite utilizar hasta siete dispositivos en simultáneo.

La cámara frontal y el sistema de sensores son la base de una serie de sistemas de seguridad de la versión. En caso de que el conductor salga de su carril sin usar el señalero, el vehículo emite un alerta. Y lo mismo ocurre cuando aparecen obstáculos al frente. Si el sistema estima que la velocidad de aproximación es excesiva y el impacto resulta inminente, se accionan los frenos de emergencia independientemente de la respuesta del conductor.

El sistema de comunicación OnStar ofrece auxilio durante las 24 horas, los siete días de la semana. A pesar de todo, dentro de la propuesta de ofrecer un confort digno de un SUV en una pick up, algunos detalles se podrían mejorar. Por ejemplo, parte de los plásticos duros, que se podrían reemplazar por material engomado. El volante tiene regulación en altura, pero no en profundidad. El aire acondicionado digital no tiene salida para el asiento trasero. Y sería bienvenido el sensor de punto ciego, ya disponible en otros también buenos modelos de Chevrolet.

Impresiones de manejo

Bruta, pero civilizada

El porte es similar al de un pequeño camión, con sus casi 5,50 mts de largo y 1,85 de altura. El peso sobrepasa holgadamente las dos toneladas. Aún así, para quien está al volante la S10 High Country no parece ni tan grande ni tan pesada. A pesar de percibirse el sonido de la trepidación característico de los motores diesel, este 2.8 turbo de 200 caballos armoniza bien con la caja automática de seis velocidades. Juntos realizan una correcta administración de la fuerza necesaria para mover la pick up.

Las transiciones de marchas son relativamente suaves, sin mayores sobresaltos. En maniobras a ritmo más lento, la dirección eléctrica facilita la interacción con las ruedas, sin demandar un incremento de la fuerza física.

Dentro del tránsito urbano, el acierto de la suspensión es correcto y privilegia el confort. Por el porte del vehículo, es prudente mantener una distancia de frenado prudente para asegurar la inmovilización total. En carretera la oscilación de la carrocería es discreta, resultado de los 25 años de evolución de la S10, que reduce notablemente un problema recurrente en las pick ups medianas, principalmente cuando están sin carga.

En autopistas, cuando se alcanzan velocidades más elevadas, la caja de cambios automática sabe aprovechar el torque completo del motor. Hay un delay discreto en la reacción del propulsor cuando el conductor presiona el acelerador, aunque nada que llegue a incomodar.

El aumento de velocidad es gradual en tanto la S10 High Country mantiene velocidades crucero sin esfuerzo aparente. Cuando detectan situaciones inminentes de pérdida de control de la dirección, como en trechos sinuosos tomados en alta velocidad, los sistemas electrónicos accionan automáticamente los frenos en las ruedas que correspondan para ayudar a reposicionar el vehículo en la dirección correcta.

A pesar de que transitar por los trillos no sea una rutina muy esperada para una pick de su valor, cuando se lo requiere, la High Country muestra que tiene una capacitación eficaz para el offroad. Encara tramos con pozos grandes, inundaciones, subidas empinadas o pisos de baja adherencia con buena desenvoltura, gracias a la tracción 4x4, accionable mediante la perilla giratoria de la consola central.

En sendas más complicadas y con bajísima adherencia, la opción de tracción integral en baja con bloqueo de diferencial, ayudan a superar cualquier complicación extrema.

Junto a los 22,8 cm de vano libre respecto al piso, los neumáticos de uso mixto Michelin LTX Force 265/60 R18 también colaboran en gran forma.

Luiz Humberto Monteiro Pereira, de AutoMotrix, en exclusividad con Airbag.uy - Fotos: Luiza Kreitlon/AutoMotrix