Test Drive

Las apariencias engañan

Impresiones de Manejo: probamos el nuevo Kia Picanto AT

Kia Motors Uruguay ingresó al mercado local la última versión de su histórico compacto, que manejamos en su variante automática
22.06.2017 08:01

Naturalmente, se trata de uno de los segmentos más importantes para las marcas. Los Chicos Compactos, City Car o Segmento A para los técnicos más puristas tienen un público muy fiel entre quienes buscan un modelo pequeño, con bajo consumo y/o sin necesidad de hacer grandes inversiones financieras.

Kia apuntó a esta franja de mercado en el 2004, cuando anunció la salida de la primera generación del modelo que por aquí conocimos como Picanto. Recién en el 2011, la marca surcoreana presentó en el Salón de Ginebra a la segunda generación, que se mantuvo hasta ahora, cuando se sustituye por esta renovación que ya está en nuestro país, aún antes de su lanzamiento en varios de los mercados más importantes de la región.

All New Picanto

Kia Motors do Brasil se propuso demostrar con claridad la buena calidad del producto cuando realizó el lanzamiento de su segunda generación, precisamente allá por el 2011, apenas nacido. El evento se realizó en la pista particular de la finca Diniz (San Pablo), con un despliegue espectacular de logística y un equipo conformado por varios de los mejores pilotos del automovilismo brasileño.

Aún sin aptitudes deportivas, este pequeño compacto develó una ingeniería constructiva de alto nivel, con atributos dinámicos y de estabilidad verdaderamente increíbles. Incluso en situaciones bien extremas, aquel Picanto dejó en claro su confiabilidad, sin contar con asistentes electrónicos.

Esta tercera generación se presenta con importantes mejoras respecto a su hermano mayor. Desde el punto de vista estructural, presenta algunas alteraciones en la construcción con una plataforma ahora hecha en una sola pieza y con mayor porcentaje de aceros de alta resistencia. Con ello además de lograr mejores desempeños, se amplía la distancia entre ejes para obtener más espacio interior, sin modificar el tamaño total del auto, incrementando a su vez la solidez del esqueleto.

Estéticamente, mantiene su presencia simpática pero ahora con el nuevo frontal, alineado con el sello de su diseñador jefe Peter Schreyer vigente en los demás modelos, cobra un aspecto más robusto y fuerte. Incorpora también nuevas llantas y conjuntos ópticos traseros adaptados al formato renovado de la puerta del maletero.

El interior también es totalmente nuevo, con recambio de materiales y diseño. El sistema de audio ahora está más arriba, casi alineado con la parte superior del cuadro de instrumentos. En general, se respira un ambiente agradable y bastante sobrio, con pocos comandos bien posicionados. Los asientos son mullidos y el espacio es confortable, considerando siempre el segmento al que pertenece. Destaca en este sentido la capacidad del maletero, que alcanza hasta los 250 lts. con los respaldos en posición normal.

En el aspecto mecánico, si bien conserva el motor Kappa 1.0 de tres cilindros, 12 válvulas y 67 HP de potencia, el nuevo Picanto utiliza una configuración actualizada que incorpora materiales más livianos y resistentes y "aggiorna" la tecnología en algunos componentes como la tapa de cilindros, en el sistema valvular y en la refrigeración, que lo hacen más eficiente y capaz de ofrecer nuevas prestaciones.

Por su parte la transmisión, puede ser manual de 5 velocidades pero en nuestro caso y para las Impresiones de Manejo, optamos por la versión automática de 4 marchas, pues consideramos que en función del precio de venta, es una alternativa sumamente interesante.

Y no nos equivocamos.

Mucho más auto

Bien podría ser una expresión meramente publicitaria, que en algunas ocasiones no se ajustan estrictamente con la realidad. Pero no es este el caso.

Este nuevo Picanto EX Plus AT de entrada ya se presenta como un auto más alto de lo que cabría suponer. Por lo cual, tanto el acceso como la posición de manejo son bien confortables. El habitáculo está bien aislado de los ruidos externos, al extremo que casi ni se nota el sonido peculiar que producen los motores de tres cilindros.

Apenas comienza moverse, la caja de cambios despliega un universo de delicadeza y suavidad admirable, con transiciones imperceptibles que se asocian al conjunto para que el auto parezca deslizarse. Responde siempre con buena disposición y si la ocasión lo requiere, tiene una reserva extra de energía para poder zafar rápidamente de alguna situación incómoda.

Un detalle original de esta transmisión, es el mando secuencial pero solo para las tres primeras velocidades. Por si acaso el conductor gusta de sentir el auto más "en la mano" y despuntar el vicio de un manejo divertido.

La marcha es muy aplomada y todo el tiempo, la sensación es de estar a bordo de un auto grande, perteneciente a un segmento superior. Con gran solvencia pasa por encima de las calles deterioradas sin emitir golpes bajos ni provocar sacudones a los pasajeros.

Conforme aumenta la velocidad, la dirección electro hidráulica se vuelve más firme, aportando también su cuota parte a la sensación de seguridad. Y decididamente, en carretera es donde también se luce, echando por tierra aquel viejo preconcepto de que los autos urbanos no eran aptos para viajar con comodidad.

Este nuevo Picanto, es una delicia en la ruta, pues además de las virtudes que hemos visto, aquí despliega y mantiene en todos sus términos los atributos de estabilidad demostrados sobre la pista por la generación anterior.

Por otra parte, el motor parece dormirse a un régimen cercano a las 3.000 vueltas para viajar con velocidad crucero de entre 100 y 120 km/h. Con esos indicadores, puede recuperar con solvencia a la hora de un sobrepaso buscando la marcha anterior si la situación lo requiere, manteniendo a la vez en niveles bien bajos el consumo de combustible.

En tal sentido, durante los días de pruebas y en régimen combinado, ruta y ciudad, la computadora indicaba 5,6 lts cada 100 km. O dicho de otra forma, 17,85 km/lt.

Finalmente, y para mencionar algunos componentes del equipamiento, esta versión viene con vidrios eléctricos, espejos eléctricos calefaccionados, rodado de 14", doble airbag frontal, frenos con ABS, volante multifunción, sensores traseros de estacionamiento, anclajes Isofix y TopTether para sillas infantiles, faros camineros, bloqueo central, radio con USB/AUX/iPod/Bluetooth, encendido automático de luces, luces diurnas, etc.

Dicho sea de paso, las luces de marcha diurna se apagan toda vez que se acciona el freno de mano.

Conclusión

De por sí, es un bello producto de la marca surcoreana. Fuerte, confiable y con sensaciones de auto grande, con el agregado de la transmisión automática se vuelve una opción más que recomendable para quien sabe disfrutar de un andar suave y muy confortable.

Recordemos que el precio de venta en nuestro país es de U$S 18.490 y que Kia Motors Uruguay lo respalda con una garantía de 3 años o 100.000 km, cubriendo el 100% de la unidad.

Buenos días.

Luis Piedra Cueva

Cargando...

Te puede interesar Lanzamiento: llegó a Uruguay el nuevo Kia Picanto