Noticias

Muy alcoholizados

Fabricante brasileño recibe pedido de 1.000 vehículos eléctricos para reparto de bebidas

La histórica marca de camiones FNM, ahora reconvertida a la propulsión sustentable, cobra un nuevo impulso para posicionarse en el mercado

02.02.2021 15:32

Lectura: 7'

2021-02-02T15:32:00
Compartir en

Alimentado a cerveza

Quien asegura que beber y conducir no se mezclan, es porque desconoce la importancia que las entregas de bebidas en bares, restaurantes y mercados tienen par el mercado brasileño de camiones. El sector impulsa las ventas en el sector del transporte carretero, principalmente en el segmento de vehículos urbanos de carga (VUCs), que son camiones livianos y medianos adecuados para entregas en las ciudades.

Durante los últimos tiempos, la preocupación de las empresas del sector en reforzar el marketing ambiental y contribuir en la reducción de emisiones de CO2 vienen aumentado la búsqueda de modos de distribución impulsadas por energías limpias. Es el caso de Ambev, que controla cerca del 70% del mercado brasileño de cervezas y cerró una asociación con la startup carioca FNM para el abastecimiento de 1.000 vehículos eléctricos, entre camiones y vans. La previsión es que los vehículos estén en las calles hasta fines de 2023 para actuar en la entrega de bebidas - incluyendo algunas de las marcas de cervezas más conocidas del país como Brahma, Antarctica, Skol, Bohemia, Budweiser y Stella Artois, ya también de refrescos.

La iniciativa apunta a contribuir para reducir un 25% las emisiones de CO2 en toda su cadena hasta 2025, compromiso asumido por Ambev en el 2018. El fabricante de bebidas tenía un acuerdo de intención del 2019 para la compra de 1.600 camiones eléctricos eDelivery, a fabricarse por Volkswagen Camiones y Omnibus en la ciudad de Resende, también con plazo de entrega hasta finales de 2023.

Obvio! (así es el nombre), una empresa carioca del ramo de la movilidad creada en el 2001, compró en 2008 los derechos y registró en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI) el nombre y la logomarca de la histórica Fábrica Nacional de Motores (FNM), popularmente conocida como "Fenemé", que en 1949 fue la primera fábrica de camiones de Brasil y produjo durante tres décadas en el distrito de Xerém, ciudad fluminense de Duque de Caxías.

Ahora la sigla FNM cambió y significa Fábrica Nacional de Mobilidades. En 2019 su proyecto de producir vehículos eléctricos se ubicó entre los dos finalistas de la primera edición del programa "Aceleradora 100+" promovida por Ambev para evaluar ideas innovadoras.

Desde entonces la nueva FNM trabaja en tecnologías para entregar soluciones sustentables y eficientes para la propia logística de Ambev, disponibles también para otros clientes locales e internacionales.

"Para nosotros es motivo de mucho orgullo ver el proyecto la concreción de una startup brasileña. Una innovación surgida aquí en Brasil, con muchas colaboraciones y sociedades y que resultó en un vehículo con tecnologías de punta y que podrá exportarse para otros países y otras empresas interesadas", celebró Rodrigo Figuereido, vicepresidente de sustentabilidad y suministros de Ambev.

FNM tiene entre sus socios a los empresarios Malena Hierneis, Celso Santos, Marco Rozo, Rubem Duailibi y José Antonio Martins, Alberto Martins y José Antonio Fernandez Martins - uno de los accionistas de Marcopolo - amén de inversores institucionales.

Ricardo Machado, fundador de Obvio!, es el CEO. Para la producción de vehículos, FNM hizo contrato de cooperación técnica e industrial con Agrale, la única fábrica de vehículos 100% brasileña, presente desde hace casi 60 años en el mercado nacional, con cuatro unidades industriales en la ciudad gaúcha de Caxías do Sul donde produce tractores, camiones, chasis para ómnibus, utilitarios Marruá 4x4, vehículos escolares, motores y grupos generadores.

En una de ellas se fabrican los camiones eléctricos FNM, que ostentan una cabina de aspecto "vintage", en una relectura contemporánea de los antiguos "fenemés" fabricados en los años 60. El estilo se desarrolló por un equipo propio liderado por Celso Santos, Roberto Renner y Vicente Azevedo, que contó además con la participación del consagrado diseñador automotor paulistano Anísio Campos, muerto en setiembre de 2019 con 86 años de edad.

El modelo 832, un VUC con PBT de 13 toneladas, tiene 6,30 mts de largo, y el 833, con PBT de 18 toneladas, mide 7,20 mts. Los vehículos utilizan nióbio en componentes como chasis, frenos, suspensiones y ruedas, para disminuir el peso y aumentar la resistencia, la performance y la autonomía.

Los camiones FNM utilizan motores Editron de la empresa danesa Danfoss. El propulsor eléctrico tiene un sistema de 650 volts, genera 355 caballos y pesa tan solo 85 kg (otros similares del mercado pueden llegar hasta 500 kg). Se abastecen mediante baterías modulares de alta densidad energética producidas por la norteamericana Octillion Power Systems, refrigeradas por agua helada. Finalizado su uso de 10 años en los camiones, los módulos de batería se pueden volver a utilizar en otros fines, tales como acumuladores para sistemas de captación fotovoltaicos. Según Ambev, tanto Danfoss como Octillion estudian la posibilidad de instalar fábricas en Brasil.

Por su parte las transmisiones son de la norteamericana Eaton, que ya tiene unidades industriales en los Estados de Sao Paulo y Rio Grande do Sul. Y la empresa de implementos carreteros Randon, también ubicada en Caxías do Sul, se ocupará de las cajas de carga de los camiones FNM, desarrolladas según las necesidades de cada cliente.

Según Ambev, cada camión eléctrico del modelo FNM 833 dejará de emitir 126 mill kg de CO2 por año. Los dos modelos que ya se fabrican rodarán por las rutas de entrega de bebidas de Rio de Janeiro, con autonomía definida por Ambev de hasta 100 km por día (FNM afirma que se pueden configurar con más baterías modulares para llegar hasta 600 km de autonomía).

La recarga total de los camiones se realiza mediante tomas del tipo CCS2 en hasta cuatro horas, conectadas a la red de 380 volts en los propios centros de distribución de Ambev dispersos por Brasil, que operan con energía solar. También para Ambev, FNM tiene planes de producir vans eléctricas con PBT de 3,5 toneladas.

"FNM no vende camiones, pero sí soluciones de logística con performance de TCO (Total Cost of Ownership o Costo Total de Propiedad) positivo. Para poder entregar ese servicio, hicimos un anteproyecto para definir las necesidades de cada cliente, tal como ocurre con Ambev, siempre combinando productividad con reducción de costos, en modelos de negocios basados en contratos de preventa, de planilla abierta y pago anticipado", explica Ricardo machado, CEO de Obvio! y de FNM.

Los camiones eléctricos de Ambev se conectarán a los sistemas de TI del fabricante de bebidas, ofreciendo en tiempo real las informaciones de ruta y performance para el área de monitoreo de la empresa, con datos de tránsito y trayectos.

Contarán también con tecnologías enfocadas en la seguridad, como un sistema anticolisión con inteligencia artificial y cámaras integradas. FNM anticipa que además de los mil camiones encargados por Ambev, hay negociaciones para la venta de otros seis mil vehículos eléctricos para otras empresas.

La amplia estructura industrial de Agrale en Caxías do Sul permitirá una rápida expansión de la producción para atender la demanda de "fenemés" eléctricos. FNM y Agrale están en conversaciones con el Ministerio de Economía sobre la resolución Gecex Nº 92 del 21 de setiembre de 2020, que eliminó los impuestos para los camiones eléctricos importados.

Según ambas empresas, con la producción de camiones eléctricos en Brasil, esa facilidad de "impuesto cero" para camiones eléctricos importados, se debería anular.

Luiz Humberto Monteiro Pereira, de AutoMotrix, en exclusividad con Airbag.uy