Automovilismo

Final de infarto

Bentley se impone en las 12 Horas de Bathurst 2020, en Australia

La competencia sólo se decidió en el último tramo y fue la prueba de resistencia más disputada de la historia.

03.02.2020 14:12

Lectura: 2'

2020-02-03T14:12:00
Compartir en

Jules Gounon, Máxime Soulet y Jordan Pepper dieron a Bentley su primera victoria en las 12 Horas de Bathurst, la gran prueba australiana e inaugural de la Intercontinental GT Challenge de este año 2020.

La prueba se decidió en los compases finales, en el último repostaje. Y fue la prueba de resistencia más disputada de la historia. Según destaca la web especializada Soy Motor, los siete primeros clasificados acabaron en la misma vuelta.

Gounon, al volante del Bentley, logró un ‘overcut' sobre Rafaelle Marciello, que era líder, en la última parada en boxes. El francés sufrió un pinchazo en esta vuelta suplementaria, pero se las arregló para llegar a boxes y salir de allí seis segundos de ventaja sobre su rival. Pocos esperaban este éxito del Bentley número 7 puesto que no pudo rodar el sábado y los mecánicos tuvieron que hacer trabajo extra para tenerlo a punto para la carrera.

La prueba había sido un gran duelo entre estos dos coches, que se alternaron al mando. A mitad de la carrera, el Bentley lideraba por escaso margen, y también al cumplirse los tres cuartos. Sin embargo, Mercedes consiguió colocarse delante antes del último repostaje.

Los contratiempos no habían acabado para Marciello, que no pudo intentar recuperar la punta. A diez minutos del final sufrió un pinchazo que le relegó a la tercera plaza, pero logró superar a Tom Blomqvist en la última vuelta para recuperar la segunda posición, que perdió en el ‘tapete verde' al ser penalizado con 30 segundos por no haber parado el motor en el último repostaje.

El McLaren de Blomqvist-Parente-Barnicoat (que fue líder con Barnicoat al volante en el primer stint) acabó oficialmente segundo por delante del Mercedes de Van Gisbergen-Whincup-Gotz, con el que el primero de ellos mantuvo a raya en los compases finales al Poleman Campbell. Estos tres coches y el de Blomqvist cruzaron la meta prácticamente juntos. Con ellos habría estado el Mercedes de Maro Engel, pero un pinchazo a último momento se lo impidió.