Mercado

Desafío chino

Prohibición de los motores a combustible fósil: un desafío para China

La decisión de China de prohibir los vehículos a combustible fósil podría revolucionar el sector en todo el mundo y no dar resultados tan ecológicos.
12.09.2017 15:57

Aunque China no dio detalles ni un calendario para su plan, las consecuencias serán considerables por el tamaño del mercado del gigante asiático, la segunda economía mundial.

En comparación, el impacto de la decisión de Gran Bretaña y Francia de prohibir las ventas de vehículos con motores fósiles en 2020 es mucho menor, porque esos dos mercados solo representan en ventas dos millones de vehículos nuevos al año, una gota de agua en el mar mundial.

El mercado chino, en cambio, que empezó de cero hace apenas 20 años, representa hoy unas ventas anuales de 24,38 millones de vehículos, es decir, uno de cada nueve de los vehículos vendidos en el planeta.

Y, según las previsiones de la consultora AlixPartners, en 2024 el mercado chino representará ventas de 42 millones de unidades anuales; un 36% del total mundial.

"Si China dice que los motores de combustión interna se han acabado, el resto del mundo no tendrá más remedio que seguirla, porque no puede perder el mercado chino", explica Bill Russo, un experto en automóvil de la consultora Gao Feng de Shangái.

La decisión china será uno de los temas del Salón del Automóvil de Frankfurt, el más importante de Europa, que arranca hoy martes en la ciudad alemana.

¿Cuales serán las consecuencias para los constructores?

Los constructores europeos, estadounidenses y japonenses, que necesitan aliarse con empresas locales para entrar en China, se verán obligados a desarrollar autos eléctricos si quieren seguir en ese mercado.

"Los constructores europeos deberán acentuar mucho sus esfuerzos en los autos eléctricos para que no los echen del mercado, porque ahora su oferta es insuficiente", advierte Stefan Bratzel, director del Center of Automotive Management (CAM), un instituto de investigación alemán.

Las ventas de vehículos eléctricos en China solo representan un 1,7% del total, pero crecen con fuerza cada año, gracias al apoyo del gobierno.

Además China domina el mercado de los motores y baterías eléctricas. "La casi totalidad de la capacidad [mundial] está en China y aumenta de año en año", algo que supone "un verdadero problema para la industria europea" según Laurent Petizon, un especialista del sector del automóvil de la consultora AlixPartners.

Bill Russo predice por su parte que la era de los motores de nafta y diésel "solo terminará de verdad cuando China esté segura de que sus constructores son capaces de comercializar los autos que [las autoridades] quieren ver".

¿Es una buena noticia para el medioambiente?

Paradójicamente podría no serlo. Aunque los peatones y los ciclistas chinos sufrirán mucho menos de la contaminación, la huella de carbono de un auto eléctrico depende sobre todo del origen de la energía que se usa para hacerlo funcionar.

Y, en el caso de China, solo el 11% de la producción de electricidad procede de fuentes poco contaminantes (incluyendo la energía nuclear). El resto la generan centrales térmicas, sobre todo de carbón.

Oficialmente, el objetivo del gobierno chino es superar el 20% de energías limpias.

Al contrario, en un país como Francia, donde el 75% de la electricidad es de origen nuclear, la transición a los autos eléctricos mejoraría en teoría las emisiones de CO2, aunque necesitaría invertir en infraestructuras.

Además, las baterías de los eléctricos usan litio, que también contamina durante su proceso de extracción y tiene elementos tóxicos que hay que reciclar.

Por Tangi Quemener, en colaboración con la agencia AFP