Noticias

Redoblan

Las mujeres de Arabia Saudita se preparan para trabajar como conductoras

Careem, el “Uber” de Arabia Saudita, se prepara para contratar a 100.000 conductoras cuando se levante la prohibición de manejar para las mujeres de ese país.
12.10.2017 19:15

El 26 de setiembre, el rey Salman autorizó a las mujeres a conducir a partir de 2018, por lo que ya no habrá países en los que las mujeres no puedan manejar un vehículo.

Careem, una empresa de autos con conductor comparable con Uber, lo ve como una oportunidad lucrativa y prevé contratar a 100.000 conductoras. En el reino de Arabia Saudita está vigente la segregación de sexos y las mujeres son reticentes a viajar en vehículos con hombres al volante.

La agencia de prensa AFP asisitió a la primera sesión de reclutamiento de esta empresa en la ciudad de Jobar, que ya atrajo a un grupo de mujeres con un permiso de conducir extranjero.

"Durante años me he sentido impotente. Mi auto estaba estacionado afuera y yo no podía conducirlo", dice mientras toma un café Nawal al Jabar, una mujer de 50 años con tres hijos.

Las mujeres estallan en aplausos al ver en una pantalla las imágenes del decreto real del 26 de setiembre. "Tuve la impresión de que nos despertábamos en una nueva Arabia Saudita", afirma Jabar. "Fue un momento importante".

Independencia financiera

Al lado de la pantalla, un monitor detalla el funcionamiento de la aplicación móvil de la empresa, que añadirá en junio el ícono "Captinah" (femenino de capitán en árabe) para que las clientas puedan elegir a una mujer taxista.

Según Murtadha Alalawi, portavoz de Careem, una treintena de mujeres se han inscrito en esta sesión.

Muchas de ellas no llegan acompañadas de hombres, algo inusual en un país donde los varones pueden tomar decisiones en nombre de ellas.

"Es una etapa importante para las mujeres", declara Sarah Algwaiz, directora del programa femenino de Careem, refiriéndose a la reforma.

"Para las mujeres, conducir su propio auto es sinónimo de autonomía, de movilidad y de independencia financiera", dice.

Arabia Saudita era hasta ahora el único país del mundo que prohibía conducir a las mujeres.

Durante décadas, los más recalcitrantes citaban interpretaciones de textos islámicos para justificar la prohibición. Hubo quien llegó a decir que las mujeres "no eran suficientemente inteligentes" para conducir.

"La sociedad define a las mujeres como fuertes o débiles según le convenga", afirma Jabar. "Si se puede contar con una médica para un parto es que se puede contar con una mujer para conducir".

La reforma es obra del príncipe heredero Mohamed ben Salman, de 32 años, que quiere acabar con los tabúes y modernizar un país donde la mitad de la población tiene menos de 25 años.

El príncipe heredero apadrina el plan "Visión 2030" para reestructurar la economía, todavía demasiado dependiente del petróleo, y quiere elevar la participación de las mujeres en el mercado laboral para que pase de 22% a 30% antes de esa fecha.

¿Por qué no en Arabia?

Ser taxista profesional significará "más ingresos", declara Banain al Mustafá, de 24 años, una empleada de un laboratorio que sacó su permiso de conducir en 2015 en Estados Unidos.

"Conduje dos años y medio" y, en una ocasión, sola y durante nueve horas entre Nueva York y Virginia Occidental. "Si puedo allí, ¿por qué no en mi país?", se pregunta.

Las autoridades ponen énfasis en las ventajas económicas de la reforma. Las familias saudíes no necesitarán más a conductores extranjeros para el transporte de las mujeres.

La capital, Riad, se plantea traer monitores del extranjero para impartir cursos de conducción y la universidad Princesa Nora abrirá una escuela de conducción para mujeres.

Pero cada cosa a su tiempo. Las autoridades han recordado esta semana que no se puede violar la prohibición hasta junio. Una mujer fue filmada al volante de un auto cuando salía de un hotel de Riad y recibió una multa por eso.

Por Anuj Chopra de agencia AFP